Diario Vasco
Un hombre pasa cerca de un tubo de escape.
Un hombre pasa cerca de un tubo de escape. / J.C. ROMÁN

El diésel, en el punto de mira

  • Mientras Europa advierte de su contaminación, expertos ven el futuro en el coche eléctrico

La decisión del Ayuntamiento de Madrid de prohibir los coches más antiguos, es decir, los que más contaminan, a partir de 2025 por su término municipal ha vuelto a poner el foco en uno de los problemas más acuciantes de la sociedad moderna, la contaminación de las ciudades a consecuencia de los vehículos que circulan por sus calles. No es la primera vez que un consistorio toma una medida de estas característica ni parece que vaya a ser la última. Con esta situación, el futuro de los turismos más contaminantes, como pueden ser los diésel, se avecina oscuro. «Vamos hacia un escenario en el que este tipo de coches van a desaparecer en favor de los eléctricos», asegura Luis Murguía, asesor de Movilidad y Seguridad del RACVN.

Ciudades como Madrid y Barcelona ya «han recibido la tarjeta amarilla desde Europa por sus niveles de contaminación por lo que tienen que tomar medidas», asegura Murguía. Un problema que desde Gipuzkoa aún se ve lejano porque tal y como asegura el responsable del RACVN «aquí tenemos la suerte de tener cerca el mar, y con el viento, la contaminación desaparece. El problema sobre todo lo tienen en sitios llanos como Madrid o Barcelona donde si no llueve se conforma una 'txapela' de contaminación que no se va en días. Además, también hay que tener en cuenta que la densidad de tráfico aquí es menor».

El problema ha tomado tal dimensión que la Comisión Europea ha dado un toque de atención de manera formal a cinco Estados miembros de la Unión Europea, entre ellos España, por superar de manera continuada los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2). Hace un par de semanas pidió que se tomasen «medidas para garantizar una buena calidad del aire y proteger la salud pública». Desde Europa han señalado en más de una ocasión que «si los Estados miembros no actúan en dos meses, la Comisión Europea podría decidir llevar el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea», advirtió en un comunicado, en el que vinculó ese tipo de contaminación al tráfico rodado.

Desde la Unión Europea quieren atajar el problema de raíz, ya que según los datos que aportan, más de 400.000 personas mueren prematuramente en la UE como resultado de una pobre calidad del aire y «millones más sufren problemas respiratorios y cardiovasculares provocados por la contaminación del aire», agregó el Ejecutivo comunitario.

En el caso del NO2, el nivel «persistentemente alto» de dióxido de nitrógeno en el aire causó «casi 70.000 muertes prematuras en Europa en 2013, lo que supone casi tres veces el número de muertes por accidentes de tráfico en el mismo año», agregó la Comisión Europea. La legislación europea establece límites a los agentes contaminantes en el aire y, en caso de que se superen, se le pide a los países que intervengan y «acaben con esa situación lo antes posible».

Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) ya se han puesto manos a la obra para solucionar el problema. Para ello, durante el último año han trabajado en calificar el parque de vehículos en función de su potencial contaminante. Dividen los 32 millones de vehículos que hay en España en dos mitades: los que más contaminan, y los que menos. Los 16 millones de automóviles menos nocivos para el medio ambiente según el plan nacional de calidad del aire se etiquetaron en cuatro niveles específicos.

Envío de etiquetas

Hasta ahora el envío de las etiquetas se ha realizado a través de cartas a los conductores de la Comunidad de Madrid, la provincia de Barcelona y las ciudades de Granada, Valencia y Sevilla. El plan de la DGT es continuar con la clasificación del resto del parque de vehículos hasta tener etiquetados los 32 millones de vehículos. ¿Para qué sirven estas pegatinas? Cada autoridad con competencia en materias relativas a la fiscalidad, movilidad y medio ambiente podrá decidir en cada momento qué incentivos ofrece a los vehículos menos contaminantes en su ámbito de competencia.

Para Murguía se trata de realizar «una discriminación positiva a los coches que menos contaminan». Esta clasificación realizada por la DGT servirá «para realizar una criba en el momento en el que se restrinjan los coches en las ciudades». En este sentido, explica que cada Ayuntamiento «es el que legisla, por lo que tomará las decisiones que más oportuno le parezcan». Así, enumera que podría haber descuentos en las viñetas o la OTA más barata para los vehículos que menos contaminen.

Murguía subraya que durante décadas Europa ha puesto la lupa en los niveles de emisión de CO2 de los vehículos y no en el dióxido de nitrógeno. «A los diésel se les consideraba menos peligrosos porque el nivel de CO2 que emitían era menor que los de gasolina pero no se sabía que lo verdaderamente perjudicial para la salud era el dióxido de nitrógeno». Un problema que Europa no ha cortado desde un principio pero sí otros países como «Japón o Estados Unidos que habían prohibido la circulación de los turismos diésel por su alto grado de contaminación», asegura Murguía.

El experto lo tiene claro desde un principio: «El número de vehículos diésel que tenemos es exagerado y deberíamos tener bastantes menos». Aún así, entiende que la gente haya comprado este tipo de vehículos porque era más barato y además «la industria ha desarrollado mucho los coches que utilizan este combustible».

El asesor de Movilidad del RACVN tampoco tiene dudas a la hora de indicar cuál será el futuro. «Hasta ahora la duda era elegir entre uno de gasolina y otro diésel pero ahora hay mucho más donde elegir, como los vehículos eléctricos o los híbridos. Habrá cada vez menos diésel y más eléctricos», incide.

Eso sí, para conseguir esa reconversión del parque de vehículos afirma que deberán de conceder más facilidades como «poner puntos de carga en parkings subterráneos». Murguía señala que el proceso está siendo lento. «En un primer momento se dijo que esto se iba a llevar a cabo en pocos años pero lo que estamos viendo es que está siendo más lento de lo que esperábamos», confiesa.

LAS PEGATINAS

Cero emisiones: El nivel más amable contra la contaminación

Ciclomotores, triciclos, cuadraciclos y motocicletas; turismos; furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados como vehículos eléctricos de batería, vehículo eléctrico de autonomía extendida, vehículo eléctrico híbrido enchufable con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.

ECO: Vehículos de gas natural, licuado de petróleo...

Turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados en el Registro de Vehículos como vehículos híbridos enchufables con autonomía <40km, vehículos híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas natural, vehículos propulsados por gas natural o gas licuado del petróleo.

C: Los diésel matriculados a partir de 2014

Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de ocho plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014. Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 4,5 y 6 y en Diésel, la Euro seis.

B: El último escalón de los menos contaminantes

Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 3 y en Diésel, la Euro 4 y 5.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate