Diario Vasco

Condenan al Gobierno Vasco a pagar 115.000 euros a una víctima del amianto

  • Indemnizará a la viuda de un carrocero de la academia de la Ertzaintza en Arkaute que falleció en 2013 por un cáncer pulmonar derivado de su exposición al amianto

El Juzgado de lo Social número 1 de Bilbao ha condenado al Gobierno Vasco a indemnizar con 115.000 euros a la viuda de un carrocero de la academia de la Ertzaintza en Arkaute que falleció en 2013 por un cáncer pulmonar derivado de su exposición al amianto, según Asviamie.

En un comunicado, la Asociación Vasca de Víctimas del Amianto (Asviamie) ha señalado que esta resolución judicial se produce después de que, en diciembre de 2015, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco desestimara un recurso de Mutualia contra una resolución de la Seguridad Social que reconocía la muerte por cáncer pulmonar de dicho trabajador de Arkaute como derivada de su exposición al amianto en el taller de reparaciones.

El trabajador, Juan José P.B., empleado como carrocero/chapista en el parque móvil de Arkaute, dependiente del Gobierno Vasco, falleció en 2013, a los 63 años, afectado por un carcinoma pulmonar.

Asviamie ha explicado que el trabajador permaneció de baja durante 3 meses en el año 2010 por enfermedad profesional a consecuencia de una asbestosis (fibrosis pulmonar derivada del amianto), lo que favoreció que, tras su fallecimiento, el Instituto Nacional de la Seguridad Social reconociera las prestaciones de viudedad, muerte y supervivencia como derivadas de enfermedad profesional.

«Satisfacción» por la condena

El carrocero realizaba trabajos de chapa y pintura para el mantenimiento de vehículos desde 1985 hasta su fallecimiento, es decir, que, según Asviamie, "no manipuló directamente, ni sustituía, las zapatas de freno o discos de embrague, cuyo componente hasta los años 90 era de amianto-crisotilo".

"Ahora bien -explica la asociación-, para acceder a su puesto de trabajo tenia que atravesar el taller mecánico, donde era habitual el soplado con aire a presión para limpiar los restos de amianto en la sustitución de embragues y zapatas de freno, dispersando la fibra cancerígena por los talleres e inhalado por los operarios".

Asviamie ha destacado que el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco "no tenía identificado el riesgo cancerígeno de dicha actividad" y "tampoco pudo probar el cumplimiento de la amplia legislación o la adopción de medidas preventivas frente al riesgo de enfermedad profesional por amianto".

Tras señalar que el Ejecutivo ha sido condenado a indemnizar con 115.035,2 euros a la viuda del carrocero, Asviamie ha añadido que "próximamente tendrá que responder a una demanda de Recargo de Prestaciones por falta de medidas de Seguridad e Higiene con el amianto".

Asviamie ha mostrado su "satisfacción" por la condena al departamento de Seguridad, al entender que "pone una vez más al descubierto el incumplimiento generalizado de las empresas e instituciones públicas a las medidas de prevención de enfermedades profesionales, especialmente frente al grave riesgo cancerígeno".

La asociación ha expresado su rechazo a que la "creciente epidemia de cáncer pulmonar en Euskadi" sea justificada "exclusivamente con el 'tabaquismo', mientras se ignora la exposición laboral a cancerígenos".

Ha expresado su convencimiento de que "ninguna empresa, ni institución pública, va a librarse de similares condenas, mientras no se impliquen decididamente en la creación del Fondo de Compensación como el que las víctimas del amianto reclamamos para la reparación del daño causado".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate