Diario Vasco

Los sindicatos acusan a Uriarte de «desviar el tiro hacia los docentes»

  • ELA, LAB y Steilas convocan una huelga en la enseñanza pública no universitaria para el 22 de marzo

Los sindicatos ELA, LAB y Steilas calificaron ayer de «disparate» que la consejera vasca de Educación, Cristina Uriarte, trate de «desviar el tiro hacia los docentes» para hacer frente a los datos del último informe PISA. En rueda de prensa en San Sebastián, el responsable de ELA Xabier Irastorza, en nombre de este sindicato, de LAB y Steilas, consideró «escandaloso» que, «viendo el panorama» que existe en el ámbito educativo, la consejera «ataque precisamente al personal de Educación».

A su juicio, este hecho es «extremadamente grave» en un contexto «de recortes en plantillas, de tasas de temporalidad absolutamente inaceptables, de aumento de ratio de alumnos por aula» y en el que se están dando «políticas lingüísticas que no garantizan el conocimiento del euskara y que van hacia la mercantilización de la educación».

Los tres sindicatos convocaron una huelga en el sector de la enseñanza pública vasca no universitaria para el 22 de marzo por la «construcción» de un nuevo sistema educativo que conlleve la «mejora» de las condiciones laborales del sector. Irastorza abogó por «avanzar en el camino» hacia un nuevo sistema educativo, para lo cual es «ineludible recuperar el derecho a la negociación colectiva en la educación pública y mejorar sustancialmente las condiciones de trabajo».

Entre otras reivindicaciones, las tres centrales reclaman que las plantillas de la educación pública vasca «aumenten al menos en 2.000 personas y en Navarra en 900»; así como que se reduzca la temporalidad media «de casi el 40% al 6%».

Por su parte CC OO de la enseñanza reprochó a la consejera de Educación que «haga responsable» a los profesores de su «propia ineficacia». «Cuando se encuentran problemas, el camino más fácil es desviar la responsabilidad hacia quienes tienen menos oportunidad de hacer oír su voz», señaló la central, que reiteró su rechazo a Heziberri 2020, «que es la versión vasca de la Lomce».

UGT Euskadi calificó de «asombroso y soez» que Cristina Uriarte «culpe al profesorado del fracaso de sus políticas», a las que responsabilizó del «deterioro de la calidad» del sistema educativo vasco. La central adelantó que «próximamente se anunciarán movilizaciones junto a otros agentes educativos, en protesta por los siete años de retroceso y recortes».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate