Diario Vasco

Lanbide ha recuperado un tercio de los 155 millones pagados de más en la RGI

  • El gestor de la RGI y la PCV espera recobrar hasta «90 millones» gracias a los acuerdos suscritos con los perceptores

Los pagos indebidos, abonos de más a perceptores, siguen dando quebraderos de cabeza a Lanbide, gestor de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y de la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV). A lo largo del año pasado, este organismo dependiente del Gobierno vasco desembolsó 31 millones de euros que no debía entre sus más de 63.300 perceptores. Pero es que, desde que en enero de 2012 asumiera estas ayudas mensuales, este agujero no ha parado de crecer hasta superar en la actualidad los 155 millones de euros.

Según los datos oficiales ofrecidos ayer por el departamento de Empleo a una pregunta parlamentaria del PP, se ha mejorado en la repesca de estas cantidades. A día de hoy, Lanbide ya ha recobrado más de un tercio de ese dinero perdido por las razones más diversas. En 2016, por citar el ejercicio más reciente, fueron casi 24 millones de euros.

El Servicio Vasco de Empleo admite asimismo que cada mes se le van casi 2,6 millones de euros en «cobros indebidos», denominación oficial utilizada por esta entidad ahora dirigida por el jeltzale Borja Belandia. La explicación oficial de los diferentes equipos directivos siempre ha defendido que la «movilidad laboral» de un sector de beneficiarios de estas ayudas mensuales -a quienes no les da tiempo a comunicar un empleo nuevo- está detrás de semejante desfase crónico. Las nóminas se cierran el día 20 de cada mes. Así que si en las diez jornadas restantes, algún beneficiario obtiene «alguna contratación corta», esta se queda fuera del sistema hasta las siguientes mensualidades. Otro tema es la recuperación de ese dinero.

Para 2014 ya se habían detectado 47 millones de euros de cobros no justificados. En 2015 esa cantidad se elevaba a cien millones y desde entonces no ha dejado de incrementarse hasta superar los más de 155 millones a fecha de enero.

Por territorios, Bizkaia aglutina por lógica el mayor porcentaje de estos pagos, con algo más del 51%. Le siguen Gipuzkoa y Álava prácticamente empatadas con un 24,5%. Curiosamente, Vitoria registró a lo largo del ejercicio pasado seis millones de euros en este capítulo.

Envío de cartas

Pasaron casi dos años desde que el Servicio Vasco de Empleo se hizo cargo de estas ayudas hasta que empezó a reclamar cantidades. El primer movimiento data de noviembre de 2013. Aunque, eso sí, en los últimos tiempos se han incrementado de manera notable estos requerimientos. Para ello se envían de manera periódica cartas de reclamación de cantidades a los perceptores implicados, la mayoría desconocedores de la situación. Generalmente, Lanbide trata de llegar a acuerdos para que estas personas acepten descuentos de «unos treinta euros».

Estos reajustes obedecen a que se trata de afectar en la menor medida posible a los implicados. Un perceptor de RGI puede cobrar algo más de 600 euros al mes. Si complementa con la PCV roza los 900. Y en el mejor de los casos, familias monoparentales con hijos a cargo, los 1.200 euros. «El 90% de las personas que han percibido cantidades de más está de acuerdo en devolverlas», aseguró ayer una portavoz oficial del Departamento de Empleo.

Gracias a los pactos con estos perceptores, el Gobierno vasco confía en rescatar un total de «90 millones de euros». Eso sí, nadie se atreve a lanzar un vaticinio de cuándo tendrá ese dinero.

Este será uno de los puntos claves que el nuevo equipo dirigido por Artolazabal afrontará en los próximos meses. Porque acometerá una revisión de ambas prestaciones sociales, acompañadas de polémica de un tiempo a esta parte.

En Euskadi hay en la actualidad 63.317 perceptores de la RGI, para los que existe un presupuesto anual de 492 millones de euros, partida que el año pasado necesitó un ingreso extra de 33 millones del Gobierno de Urkullu, ya que el dinero se agotó antes de cerrar el ejercicio. En total, esta ayuda solidaria -única en España- ha representado a las arcas vascas un desembolso de 2.963 millones desde que fue asumida por Lanbide.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate