Diario Vasco

Los coches radar privados llegan a las carreteras francesas

Un radar móvil de la Ertzaintza vigila una carretera vasca
Un radar móvil de la Ertzaintza vigila una carretera vasca / DV
  • El trabajo que hasta ahora realizaban las fuerzas de seguridad con competencias en Tráfico se privatizará en septiembre, tras una prueba piloto en Normandía

La privatización de las multas de tráfico está al caer. Al menos en Francia. En las próximas semanas arrancará en Normandía una prueba piloto con intención de implantar el sistema en todo el Estado en septiembre. Según recogen los medios franceses, Francia tiene actualmente 400 radares móviles con una media de una hora de funcionamiento al día. De hacerse efectiva la privatización o «externalización del servicio de radares» a la que hizo alusión el ministro galo de Interior, se duplicarían los coches 'ponemultas' en las carreteras francesas y estos podrían estar en funcionamiento durante ocho horas.

La polémica está servida en el país vecino. Hay quienes ven en esta medida un afán recaudatorio del Gobierno. La ecuación parece sencilla; más coches radar, más multas. Mientras, otros respaldan la iniciativa como una oportunidad de generar empleo. Por el momento, desde el Eliseo ya han asegurado que la retribución de estos nuevos trabajadores no irá en función del número de sanciones que impongan.

La revista francesa AutoPlus recoge en exclusiva cómo funcionará este nuevo servicio. Por supuesto, todos los vehículos que pasen a desarrollar esta nueva función deberán estar homologados. En principio funcionarán como los radares móviles, es decir, solo multarán en movimiento. Además, el itinerario a controlar vendrá determinado por la Administración competente. El propio radar adaptará la velocidad a la que hay que multar en función a las señales de cada tramo, por lo que será un servicio totalmente automático. Los márgenes de tolerancia a la hora de multar se fijarán en 10 km/h por encima de la velocidad permitida. En caso de estar adelantando al coche radar deberá haber una diferencia de velocidad relativa de al menos 20 km/h para que haya sanción.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate