Diario Vasco

Una bloguera constata que le quedan bien seis tallas diferentes y se convierte en un fenómeno viral

Una bloguera constata que le quedan bien seis tallas diferentes
  • La joven denuncia así el descontrol de tallas que sigue existiendo entre diferentes firmas y reflexiona sobre cómo este asunto puede minar la moral de muchas personas

Coincidiendo con el inicio de las rebajas no está de más poner sobre la mesa nuevamente el enorme problema que existe en la industria de la moda con la unificación de tallas. Una falta de acuerdo entre las marcas que se traduce en no pocos quebraderos de cabeza para los consumidores. Precisamente sobre este tema reflexiona la bloguera estadounidense Deena Shoemaker, quien ha conseguido que uno de sus post se viralizase al constatar que su cuerpo encaja a la perfección en hasta seis tallas diferentes de pantalones: de la 36 a la 42

Esta joven de 27 años que trabaja como tutora de niños en riesgo de exclusión en una ONG, asegura que a menudo se encuentra con jóvenes, especialmente chicas, que identifican las tallas pequeñas con la belleza. Según Deena, lo peor de todo es que estas chicas son capaces de someterse a peligrosas dietas para entrar en tallas pequeñas sin ser conscientes de lo que para una marca es la 34 para otra puede ser la 40.

Tras una campaña de recogida de ropa

Fue precisamente en una campaña de recogida de ropa usada para personas necesitadas cuando se dio cuenta del descontrol de tallas que hay entre firmas. Al sacar ropa de su armario para donarla, comprobó que tenía seis pantalones diferentes con tallas que iban de la 36 a la 42. Decidió probarlos y constató que todos le quedaban perfectos tal y como se puede ver en la foto que colgó en su blog y que se ha hecho viral.

De esta forma, esta mujer quiere hacer un llamamiento a la industria de la moda para que unifique de una vez sus tallas, ahorrando así un sufrimiento a aquellas personas a las que han minado su autoestima etiquetándolas como usuarias de 'tallas grandes'. Pero también a las mujeres, para que se acepten como son y sepan ver que su belleza no tiene nada que ver con la talla que lleven.

«Para vosotras, mis queridas chicas hermosas, mis chicas de talla 36 o de la talla 48. Vuestra talla no determina vuestra belleza. Vuestra vida lo hace. La talla impresa en la etiqueta de vuestra ropa es subjetiva, al gusto personal de la industria de la moda y fluctúa rápidamente. Dejad de creer en las normas sociales que establecen quiénes y qué debéis ser. Sois adorables y adoradas. Tal como sois».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate