Diario Vasco

Urkullu pide «huir de demagogias» en el debate de la ayuda

  • La plataforma de afectados por Lanbide asegura que hay «perceptores de la prestación que tienen que seguir acudiendo a Cáritas»

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La decisión del Gobierno Vasco de no aplicar la subida del 8% del SMI a los 64.000 vascos que reciben la RGI provocó un día más un rosario de reacciones de partidos, sindicatos y los propios perceptores de la prestación. El propio lehendakari Iñigo Urkullu terció en la polémica y defendió que en el debate de la RGI «se debe huir de demagogias» porque la prestación y el SMI son «conceptualmente cuestiones diferentes».

En una entrevista radiofónica, el lehendakari explicó que «cuando hablamos del SMI hablamos de una cuestión que tiene que ver con las rentas de trabajo. Cuando hablamos de la RGI hablamos de un elemento de cohesión social». En este sentido, recordó que uno de los objetivos de su Ejecutivo pasa por «reducir en un 20% la tasa de pobreza» y remarcó que «la cuestión de la RGI como elemento de cohesión social está contemplada en el acuerdo de gobierno entre PNV y PSE», que avala que no se aplique la subida de referencia del SMI, como sí está contemplado en la ley.

También se pronunciaron ayer los perceptores de la RGI. En un comunicado, la plataforma de afectados de Lanbide criticó la medida del Gobierno Vasco y pidió a la consejera Beatriz Artolazabal que «pisara tierra» porque las ayudas de la RGI «hoy por hoy, en la mayoría de los casos, solo sirven para pagar el alquiler y, en algunos casos, ni llega para comer y el perceptor tiene que acudir a Cáritas y a los asistentes sociales». Además, recordaron que la pobreza energética «es cada vez mayor, sobre todo en casas donde hay niños y personas mayores». Por ello, interpelaron a la consejera: «Es evidente que usted habla desde la ignorancia. No conoce, no imagina lo que es vivir una situación extrema».

Oposición y sindicatos

Los partidos de la oposición también criticaron al Ejecutivo. Mientras EH Bildu acusó a Urkullu de «violar» la ley vasca de Garantía de Ingresos que vincula la RGI al SMI, Elkarrekin Podemos reclamó al lehendakari que «no busque excusas» ya que el aumento de la cuantía un 8% sería «asumible» por las arcas públicas. Por su parte, Ezker Anitza-IU acusó al Ejecutivo de «criminalizar a perceptores de RGI al decir que si se aumenta no buscarán empleo».

Los sindicatos vascos tampoco permanecieron callados ayer en esta cuestión. ELA consideró que la decisión del Gobierno Vasco de no aplicar a la RGI la subida del SMI demuestra que «prefiere» unas prestaciones sociales y unos salarios bajos, y que «sigue apostando por extender la pobreza» en Euskadi.

LAB exigió que la RGI recupere el recorte del 7% que se aplicó en 2012 y sobre esa cantidad suba otro 8% como corresponde tras el incremento del SMI, y consideró imprescindible esta subida para hacer frente a la pobreza y la precariedad.

Desde las filas de CC OO señalaron que el Gobierno Vasco está en la obligación de aplicar la subida y, si no lo hace, «se estará incumpliendo una norma». Por su parte, UGT reclamó al Ejecutivo que abra un debate conjunto a la sociedad sobre el futuro de la RGI.

También el sindicato Steilas acusó al lehendakari de «castigar» a los sectores más desfavorecidos y exigió al Ejecutivo vasco y a los partidos que lo sustentan que den marcha atrás en esta decisión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate