Diario Vasco

El PSE cierra filas con el PNV y apoya que la RGI suba menos que el salario mínimo

  • Los socialistas apoyan subir un 1,5% en lugar del 8% la prestación que reciben 64.000 vascos y la oposición carga en bloque contra el Gobierno de Urkullu

El PSE ha cerrado filas con el PNV en materia social y en una cuestión sensible como la Renta de Garantía de Ingresos y la subida que le corresponde este año. Este pasado sábado por la tarde y tras un mes de especulaciones, la consejería de Empleo y Políticas Sociales anunciaba que la RGI no experimentará el mismo incremento aprobado en el Estado para el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que asciende un 8%. El aumento de la cuantía, congelada desde 2012, sería similar al IPC, un 1,5%, pese a que la ley de la RGI fija como referencia de la prestación el SMI.

Aunque en un principio los socialistas explicaron que la decisión no era aún oficial y se limitaba a ser una propuesta de la consejera del área, la jeltzale Beatriz Artolazabal, a última hora de la tarde y en un comunicado, el PSE ya fijó su apoyo, tanto a la subida como al criterio jeltzale de que equiparar ambos conceptos desde un punto de vista económico podría desincentivar la búsqueda de empleo. Los socialistas se alejan así de los partidos de la oposición y las formaciones sindicales, que critican la decisión tomada.

La diferencia entre aplicar la referencia del SMI y el del IPC, plasmada en cifras concretas, va desde un plus presupuestario anual para el Gobierno Vasco de más de 30 millones de euros, frente a los poco más de 5,6 millones que exige la subida equiparable al incremento del IPC. Para los 64.000 vascos afectadas, en cambio, supone dejar de cobrar un mínimo de 50 euros más al mes, a apenas 9.

El PSE liga la decisión tomada a un contexto más amplio que no cuestione en ningún caso la prestación social. «Creemos que lo más importante es garantizar su viabilidad futura y atender nuevos supuestos que pueden surgir. Es imprescindible un debate a fondo sobre la RGI para garantizar que todo el que necesite una ayuda la reciba» .

La parlamentaria de EH Bildu Nerea Kortajarena advirtió ayer que buscará la correlación de fuerzas para que el Gobierno «dé un paso atrás en la subida de la RGI» y dijo también que la actitud del ejecutivo de Urkullu no favorece la negociación de los presupuestos vascos para este año. «La subida del SMI ofrecía una oportunidad de revertir la reducción de la cuantía de la RGI aplicada en 2012 y aunque el decreto aprobado ofrece al Gobierno un pequeño resquicio para no aplicarlo, deja claro que se puede hacer si hay voluntad».

Eduardo Maura, desde las filas de Podemos, no dudó en calificar la decisión del Ejecutivo autonómico como política y no presupuestaria y afirmó, además, que va a marcar la línea de la legislatura. «Es continuista en materia de política social y un paso atrás que consiste en alejar a Euskadi de la posibilidad de una renta básica». Maura no dudó en criticar al PSE, «porque es llamativo, aunque no inesperado, que la presencia de esta formación no haya tenido efecto en una cuestión de materia social como esta».

La portavoz del PP vasco, Laura Garrido, también fue crítica y mostró su preocupación por todas las partidas destinadas a Empleo y Asuntos Sociales. «Fijar la cuantía de la RGI corresponde al Gobierno Vasco, que deberá retratarse y decir si mantendrá la rebaja del 7% de la cuantía aprobada en su momento por el Gobierno de Patxi López». Garrido, como Maura y Kortajarena, también mostró su malestar por las formas utilizadas por la consejera Artolazabal, que anunció el sábado por la tarde la decisión de que la subida de la RGI se vinculara al IPC y no al SMI. «Ahora el Gobierno Vasco tiene que retratarse y asumir su responsabilidad. Vamos a estar a la espera, cuando se presenten los presupuestos, de la distribución que se hace de los recursos».

Críticas de los sindicatos y EH Bildu

El responsable de Asuntos Sociales de ELA, Mikel Noval, aseguró ayer que su sindicato va a presionar para que «el incremento sea el mismo que el SMI y para que se elimine el 7% de recorte». Mientars, Raúl Arza, secretario central de UGT Euskadi, se sumó a las peticiones para que la RGI se actualice con la referencia del SMI. «El Gobierno Vasco no debería saltarse su propia Ley y aunque el Gobierno central le deje un resquicio legal para no hacerlo, debería ser consecuente con las leyes que se aprueban en el Parlamento Vasco».

El sindicato LAB ha considerado "totalmente insuficiente" la subida y ha recordado que el pasado 30 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó por Real Decreto el aumento del 8% del Salario (SMI) que queda fijado para el 2017 en 707,60 euros, mientras que el Gobierno vasco "apuesta por una subida del RGI del 1,5%". Ha considerado "imprescindible la aplicación inmediata de la subida para poder hacer frente a la pobreza y precariedad que se están extendiendo en la sociedad vasca entre las personas ocupadas, paradas y pensionistas".

EH Bildu, por su parte, ha recordado al lehendakari, Iñigo Urkullu, que es la propia legislación vasca la que "vincula" la cuantía de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y ha acusado al Gobierno vasco de "violar" la ley que regula esta prestación social.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate