Diario Vasco

El Gobierno central tiende la mano para «acelerar» la 'Y' vasca

Prueba de carga en el viaducto sobre el Urumea, en el tramo entre Urnieta y Hernani.
Prueba de carga en el viaducto sobre el Urumea, en el tramo entre Urnieta y Hernani. / DV
  • El ministro de la Serna expresa su voluntad de trabajar «conjuntamente» con el Ejecutivo vasco para agilizar la llegada del TAV a Euskadi

La política es el arte de hacer la necesidad virtud, sobre todo en la vorágine de la negociación presupuestaria. 'Do ut des' es la locución latina que resume aquello del 'te doy para que me des', el juego del gato y el ratón que están protagonizando el Gobierno de Mariano Rajoy y el PNV. Sencillo. Apruebas los Presupuestos gracias a mis votos, pero a cambio desbloqueas la liquidación del Cupo, retiras varios recursos judiciales y, sobre todo, apuestas de forma definitiva por el Tren de Alta Velocidad (TAV) para que la 'Y' vasca sea una realidad cuanto antes. Todo apunta a ello porque ayer, en Bruselas, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, mostró su compromiso de hacerlo. «Nuestro interés es trabajar conjuntamente con el Gobierno Vasco para acelerar y agilizar las muchas actuaciones que ya están en marcha», recalcó a preguntas a este periódico.

Fue su debut en la capital comunitaria, su primer Consejo de Ministros de Transportes de la UE. Además de presentarse antes sus colegas, aprovechó para mantener un breve encuentro bilateral con su homólogo francés para conocerse y acordar una cita a principios de año para abordar el estado de los dos corredores ferroviarios comunes, como son el mediterráneo y el atlántico, donde Euskadi juega un papel esencial.

Preguntado, precisamente, por la situación de la 'Y' y sabedor del malestar que existe en la Administración vasca por los retrasos acumulados en la llegada del TAV a Euskadi -las estimaciones más optimistas, muy difíciles de cumplir, apuntan a 2019-, De la Serna quiso subrayar que «el Gobierno de España está haciendo un esfuerzo importantísimo en su desarrollo, tanto las obras que acometemos nosotros directamente como las que acomete el Gobierno Vasco en Gipuzkoa, que financia con cargo al Cupo». A partir de ahí, su política será de mano tendida.

Desveló que la idea era haberse reunido la semana pasada pero que al final no pudo ser con la investidura del lehendakari. Todavía no hay fecha concreta para el encuentro, pero será en cuestión de días más que de semanas. «No le quepa la menor de que en cuanto podamos, desde el Ministerio iremos allí y abordaremos todos los asuntos, como los que tienen que ver con la integración del espacio ferroviario en Bilbao o la marcha de la 'Y' vasca'», sentenció.

Y es que el debate sobre la llegada del TAV a las capitales vascas ha vuelto a resurgir con brío en el inicio de la presente legislatura. Del mensaje gubernamental del 'no es no' por su elevado coste, ahora ya ha comenzado a hablarse de 'puede que sí' si se buscan fórmulas de cofinanciación que permitan abodar proyectos como es el soterramiento en pleno corazón de las ciudades. Así lo desveló recientemente el PP de Bilbao, que aseguró que Fomento estaba dispuestos a impulsar este proyecto si la factura era compartida.

Preguntado por si avalaba estas manifestaciones, el ministro eludió mojarse. «Permítame que me remita a ese encuentro con el Gobierno Vasco», dijo. En este sentido, explicó que está mantenido una ronda de contactos con todas las comunidades autónomas para «conocer cuál es la situación actual y dar prioridad a desatascar aquellas inversiones que puedan tener dificultades técnicas, que en el caso de la 'Y vasca' hay algunos tramos que sí las tienen». Entre ellos, destaca el nudo de Bergara, que necesita casi cuatro años de ejecución y que cuya obra aún no ha comenzado después de que se rescindiera el contrato ya adjudicado.

Pero en esto de la política no se trata sólo de pedir y pedir. Así lo advirtió Íñigo de la Serna: «También es bueno recordar que este tipo de actuaciones nuevas requieren de su plasmación en el Presupuesto de 2017 y. claro, si se demanda y necesita una actuación y no se puede recoger en los Presupuestos porque no existen, pues difícilmente se podrá acometer. Por eso digo que es bueno el seguir insistiendo en la llamada al consenso y al acuerdo para que España puede disponer de unos presupuestos con los que poder afrontar actuaciones e infraestructuras absolutamente necesarias para todos». 'Do ut des'. En eso siguen el Gobierno de España y el PNV.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate