Diario Vasco

¿Qué no podremos pagar en efectivo?

¿Qué no podremos pagar en efectivo?
  • La nueva regulación del Gobierno que limita a 1.000 euros los pagos en metálico reduce los productos y servicios a los que podremos acceder a 'tocateja'

No es que nos vaya a cambiar mucho los hábitos de compra, porque tampoco es habitual llevar mil euros en el bolsillo. Debe haber quién los lleve, y hasta 2.500, que era el tope hasta ahora para los pagos en efectivo. Ya no. El Gobierno, en su plan contra el fraude, va a reducir hasta los 1.000 euros la cantidad que vamos a poder abonar a 'tocateja'.

Y eso quiere decir que como este año venga poca y cara, la angula se van a tener que pagar con tarjeta en la pescadería. Ya estuvieron desorbitadas, incluso a 1.000 el kilo antes de la crisis, y el año pasado rondaron los 650.

Es solo un ejemplo de las cosas que ya no podremos pagar en mano a partir de ahora. Otro es una noche en la suite 'deluxe' del hotel Ritz de Madrid. Según cuentan en la web, es una habitación doble de 70 metros cuadrados con opción de una o dos camas y cuesta 1.203 euros para mañana mismo, que suben hasta los 1.240 si se quiere con desayuno.

Hablando de caprichos en la mesa, el más gordo, por caro, es una comida en el Sublimotion, el carísimo restaurante de Ibiza. Ellos los venden como «un show de tres horas de duración» y te dan de comer en una sala futurista donde solo caben doce comensales. Lo llaman «viaje gastro-sensorial» porque mientras comes te van cambiando de 'ambiente' sin moverte de la silla, y lo mismo parece que te encuentras en medio del océano, que en una discoteca. La «experiencia» sale por 1.650 euros, que antes se podían pagar en billetes pero que ya no estará permitido con la nueva ley del Gobierno.

Sí podríamos pagar todavía una cuñita de buen queso para el postre. Concretamente del Idiazabal que prepara el pastor Joseba Insausti, cuyo queso resultó ganador del último concurso de Idiazabal de Ordizia. Un grupo de carnicerías compró el medio queso... por 8.000 euros, así que por 999 euros, el tope máximo en 'cash' a partir de ahora, toca solo a un bocado y pequeño.

Puestos a comer de capricho, el queso se puede acompañar de un poco de jamón. El más caro de España es un pata negra de Huelva que se vende a 4.100 euros la unidad (500 el kilo) así que entre cinco se podría pagar en efectivo la pieza entera. O un par de kilos uno solo que en raciones de cien gramos comen veinte.

Y un vinito para regar. Pero así, en diminutivo, porque hablamos del vino más caro del mundo. Se trata de la edición limitada Gold del vino Aurum Red, cuesta 17.000 euros la botella y se hace en Cuenca. A ese precio va a ser más que difícil sacar una copita por menos de mil euros, sería cuestión de medir, casi gota a gota.

Siguiendo con la cuestión 'delicatessen'... ya no podremos pagar en efectivo una entrada para el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena porque las más baratas (de «cuarta categoría») cuestan 2.495 euros, aunque advierten de que la visibilidad es «muy reducida», las plazas «muy limitadas dada su poca comodidad» y están lejos del escenario. Se puede preguntar por las localidades a pie, de las que no se especifica el precio en la web, pero la advertencia es casi disuasoria: «poca comodidad y lejanía del escenario».

Justito nos llegará para un IPhone 7 Plus de 128 GB pero se nos pasa de presupuesto (por poco) el de 256 GB y la Termomix. Claro que hay productos más 'accesibles' que todavía podremos pagar con billetes físicos. Por ejemplo, hasta cinco botes de perfume Chanel número 5 (de 200 mililitros), cincuenta décimos de lotería para el sorteo del 22 de diciembre o hasta 9 entradas para un concierto de Bruce Springsteen (actuó en San Sebastián en mayo y las entradas más caras costaban 115 euros).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate