Diario Vasco

240 euros para pagar la luz

Cruz Roja ha atendido este año a 607 hogares afectados por pobreza energética en Bizkaia.
Cruz Roja ha atendido este año a 607 hogares afectados por pobreza energética en Bizkaia.
  • La Cruz Roja ofrece subvenciones para abonar los recibos de luz y gas. Se pueden cobrar de una vez o fraccionadas en tres meses

Dicen los trabajadores sociales que lo de 'pobreza energética' es un nombre mediático, que la realidad reclama más adjetivos porque el que no tiene para pagar la luz probablemente tenga también dificultades con la hipoteca y con la cesta de la compra. Lo ven cada día en La Cruz Roja, cuando atienden a una mujer con dos niños y un marido en paro que blande dos recibos de la luz sin abonar.

El fallecimiento de la anciana de Reus (81 años) en el incendio de su casa, que alumbraba con velas porque le habían cortado el suministro, ha colocado la pobreza energética en el foco, aunque a la sombra lleva años. No solo eso, también hay programas específicos de ayuda para pagar los recibos. En Euskadi funciona desde hace dos años, con la financiación del Gobierno Vasco (200.000 euros en 2015 y 400.000 para el ejercicio actual) y la gestión de Cruz Roja. Este año la entidad ha atendido a 1.349 familias con problemas para hacer frente a las facturas de luz y gas. La mayoría, 607, son hogares vizcaínos (el año anterior atendieron a 390 familias de Bizkaia) y hay otros 347 en Álava y 395 en Gipuzkoa.

Llegan directamente a las oficinas de Cruz Roja o derivados de los servicios sociales de los ayuntamientos, aunque algunos consistorios abordan esta problemática a través de sus propias ayudas. En el Ayuntamiento de Bilbao cuentan que entre octubre de 2015 y octubre de 2016 han evitado el corte de luz en 19 hogares de la ciudad, la mayoría habitados «por gente mayor e inmigrantes». «En menos de 24 horas se tramita el aplazamiento del corte o la reanudación del suministro», explican. En estos casos los afectados tienen varios recibos por pagar y han recibido ya aviso de corte de las eléctricas. Desde Iberdrola no han explicado cuándo se manda el aviso por primera vez ni cuántas advertencias se hacen a los afectados antes de cortar.

Sea la Administración pública o una ONG quien tramite el caso, es común a todos que los beneficiarios tienen que justificar que, efectivamente, no pueden pagar la luz. Hechas las comprobaciones, Cruz Roja les concede la ayuda, una sola y por una cuantía máxima de 240 euros. «Si ese hogar tiene ya cortada la luz se le otorga una ayuda de 150 euros en concepto de reenganche porque en la siguiente factura que reciba, la eléctrica le habrá añadido ese nuevo coste por volver a conectar el servicio», explica Asami Díez, técnico de intervención social de Cruz Roja Bizkaia. Otra de las excepciones son las prórrogas. «De manera excepcional, y ante casos muy graves, se puede ampliar esa subvención de 240 euros».

De 200.000 a 400.000 euros

El pago se puede hacer de una sola vez o fraccionado en tres meses (80 euros al mes), en función de la deuda que acumulen. «Normalmente la gente que solicita esta ayuda tiene uno o dos recibos ya impagados». En algunos casos incluso les ha llegado ya la notificación de corte. «Cuando a una familia le van a cortar de manera inminente la luz no le entregamos la ayuda, sino que directamente tratamos con la empresa y se le abona a la eléctrica el dinero que se le adeuda». Aunque sean más que esos 240 euros. «Cuando excede de esa cantidad suele ser por poco, nunca son cifras muy altas», asegura la responsable de Cruz Roja.

La entidad tiene ya casi agotados los 400.000 euros que el Gobierno vasco le ha entregado para que gestione las ayudas por pobreza energética y, de momento, no saben cuánto recibirán en 2017. «El programa con el Ejecutivo vasco se inició en 2015 con una partida de 200.000 euros que se ha doblado este año. En 2013, a raíz de la problemática de los desahucios, nos dimos cuenta de que en casi todos los casos de familias que iban a ser desahuciadas había una problemática añadida, que no podían pagar la luz. Así que empezamos a establecer alguna ayuda específica para este asunto. Dos años después el Gobierno vasco estableció una partida que nosotros gestionamos».

Los 240 euros para el recibo de la luz son compatibles con el cobro de la RGI, pero no con las ayudas de emergencia social. «Hay gente que cobra la RGI pero tiene a su cargo menores, o la pareja en paro también, y nos les llega. Incluso personas que trabajan pero tienen un contrato tan precario que no llegan a final de mes».

Además, esta subvención puede ser complementaria a otras que ofrece también en Cruz Roja: «Hay dinero para la compra de pañales, un plan de empleo, clases de castellano gratuitas para inmigrantes... Los 240 euros para la luz son solo una inyección, pero es un apoyo que las familias agradecen».

Además, para los perceptores de la subvención por pobreza energética se ha confeccionado un taller de economía doméstica en el que se les orienta sobre cómo ahorrar en el consumo de electricidad y gas en el hogar. Estas son algunas de las pautas que se les dan, válidas para cualquier hogar, llegue mejor o peor a final de mes:

- Apagar completamente la tele, el ordenador, etc porque los modos 'espera' o 'stand by' suponen hasta el 5% del recibo de la luz.

- Las placas de inducción son un 40% más económicas que las vitrocerámicas y las cocinas de gas, un 30% más eficientes que las eléctricas.

- El uso del microondas puede suponer un ahorro del 60% respecto al horno.

- La temperatura óptima del frigorífico con 5 grados y entre menos 15 y menos 18 el congelador. Además, es importante mantener limpias las rejillas de ventilación, colocar la nevera lejos de las fuentes de calor y comprobar que las gomas de cierre de la puerta están en buen estado. Sin estas precauciones el gasto del frigorífico puede incrementarse en un 15%.

- Lavar en frío en la lavadora.

- La climatización de las viviendas es una de las claves del ahorro, ya que el calor se va en un 35% a través de las paredes, un 25% por el techo, un 15% por el suelo, otro tanto por las rendijas y un 10% por las ventanas.

- Las bombillas de bajo consumo gastan un 25% menos y duran diez veces más.

- La temperatura ideal de un hogar en invierno se sitúa entre los 21 y los 23 grados por el día y entre 16 y 17 por la noche. Cada grado de más en la calefacción supone un incremento del 8% en el consumo. Cuando se va a estar más de un día fuera de casa es conveniente apagarla completamente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate