Diario Vasco

Subidos en la 'moto dron' más espectacular del mundo

  • Una empresa húngara diseña una moto voladora que espera comercializar en un año. Su precio, 100.000 euros

No es previsible que lleguemos a presenciar sobre ella los habituales roces de carrera entre Jorge Lorenzo, Valentino Rossi o Marc Márquez, pero tal vez sí las que puedan reproducir sus sucesores. La ‘Flike’, un prototipo de moto voladora que puede elevarse hasta 30 metros de altura, es todavía lenta para la competición –100 kilómetros por hora de velocidad máxima– y, sobre todo, se ‘agota’ enseguida: su autonomía no pasa hoy de 15 minutos. ByeGravity, la empresa húngara que la ha diseñado y probado, se compromete a hacer lo posible por resolver estos inconvenientes con el fin de comercializar su vehículo a finales del año próximo. Una buena opción como regalo para las navidades de 2017... si no fuera por su precio, tan alto como su objetivo. Si el juguetito logra salir al mercado, lo hará a un precio estimado de 100.000 euros. Así las cosas, no es de extrañar que Balazs Kerulo, director ejecutivo de la compañía magiar, admita que en primera instancia el destino prioritario del ingenio serán los Emiratos Árabes Unidos.

‘Flike’ es en realidad un ‘tricóptero’ (un dron con tres rotores) impulsado por un motor eléctrico híbrido. La idea le surgió de hecho a Kerulo, según dice, cuando leyó que un dron nunca podría transportar a una persona. «Hicimos algunos cálculos y concluímos que era posible», explica. En efecto, el aparato –cuya exitosa prueba de hace año y medio está visible en YouTube– soporta sobre su lomo el peso de una persona de cien kilos. Para manejarlo será preciso estar en posesión de la licencia de piloto de ultraligeros. Además, la patente tendrá que conseguir los permisos de las distintas agencias internaciones de seguridad aérea. Y no parece que vaya a ser fácil.

Resulta inevitable comparar la creación de Balazs Kerulo con los ‘speeder bikes’ que cruzan a toda velocidad los bosques de la Luna de Endor en la famosa persecución de ‘El retorno del Jedi’, película estrenada en 1983 bajo producción y guion de George Lucas. Las similitudes son importantes, salvo que aquellas máquinas de ficción volaban a casi 500 kilómetros por hora. También es sencillo abrir el debate de si realmente ByeGravity es la auténtica descubridora de este artilugio. Uno muy similar, con dos rotores en lugar de tres, fue probado en 2012 por la firma estadounidense Aerofex en el desierto californiano de Mojave. Alcanza una altura de 5 metros, se desplaza a 48 kilómetros/hora, soporta 140 kilos de peso y –¡qué coincidencia!– también espera ser comercializado el próximo año. A 80.000 euros la unidad. Igualmente, la compañía inglesa Malloy Aeronautics ensayó hace dos años con un mecanismo parecido. Tres padres distintos para el mismo hijo. No deben de saber que la creación tiene un solo dios verdadero: George Lucas, el Julio Verne del siglo XX.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate