Diario Vasco

Osakidetza detectó en sus servicios 761 casos de violencia machista en 2015

  • En 2014 se detectaron un total de 878 casos de maltrato femenino en los servicios de salud, mientras que en 2013 fueron 823

Los profesionales de Osakidetza detectaron en 2015 a través de los protocolos del programa Zaindu para hacer frente a la violencia de género un total de 761 casos de maltrato hacia las mujeres.

El Departamento de Salud ha difundido este jueves estos datos, víspera del Día Internacional de la Violencia contra la Mujer, cuando Osakidetza ha organizado una actividad formativa dirigida a los profesionales sanitarios en el Hospital de Cruces bajo el título "V Jornada de Violencia de Género: sin género de dudas en la práctica asistencial".

Del conjunto de casos de maltrato hacia las mujeres detectados en 2015, 386 fueron descubiertos en los servicios de urgencias hospitalarios y 375 en las consultas de atención primaria de los centros de salud.

En 2014 se detectaron un total de 878 casos de maltrato femenino en los servicios de salud, mientras que en 2013 fueron 823.

Según la información recogida por los profesiones del Servicio Vasco de Salud, el maltrato físico fue el tipo más frecuente observado en 2015 con 325 mujeres afectadas; seguido del psicológico, con 111 casos, y el maltrato de carácter sexual, con 67 casos.

Por edades, las mujeres víctimas de maltrato se encuentran en una franja amplia que va desde los 14 hasta los más de 70 años, aunque es el grupo comprendido entre los 20 y los 50 años de edad el más afectado.

«Una lacra social»

El Departamento de Salud ha subrayado que el problema de la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus facetas y su repercusión en la salud, tanto física como psíquica, es una de las prioridades sobre las que las autoridades sanitarias quieren actuar, con protocolos y a través de la formación de sus profesionales, para poder así detectar cualquier expresión de violencia.

"La violencia de género es una lacra social que conlleva repercusiones muy graves en la salud", ha señalado el consejero de Salud en funciones del Gobierno Vasco, Jon Darpón, quien ha asegurado que el sistema sanitario público tiene el deber y el compromiso de poner su personal e infraestructuras al servicio de las mujeres que sufren maltrato para poder detectarlo precozmente y garantizar una asistencia sanitaria global.

Salud ha puesto asimismo en marcha en Osakidetza un programa para prevenir y detectar la mutilación genital femenina, con el objetivo de evitar que las niñas residentes en Euskadi sean víctimas de esta práctica. En la elaboración de este protocolo ha participado también Emakunde.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate