Diario Vasco

18 mujeres víctimas de violencia de género o doméstica llevan escolta en Gipuzkoa

18 mujeres maltratadas llevan escolta en Gipuzkoa
  • Un total de 4.352 mujeres víctimas de la violencia de género o doméstica en Euskadi reciben en la actualidad algún tipo de protección de la Ertzaintza, una cifra ligeramente inferior a la de hace un año

Un total de 4.352 mujeres víctimas de la violencia de género o doméstica reciben algún tipo de protección en el País Vasco, una cifra que en 2015 era de 4.503, de las cuales 50 cuentan con escolta personal, ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

Además, la pulsera electrónica es utilizada por 18 mujeres y el teléfono de urgencia "Bortxa", que cuenta con un enlace directo con la policía autonómica vasca, está activado para 897 víctimas (185 en Araba, 395 en Bizkaia y 317 en Gipuzkoa).

Por territorios, el número de expedientes por maltrato gestionados alcanza los 774 casos en Álava, 2.134 en Bizkaia y 1.444 en Gipuzkoa, mientras hace un año eran 696 en Álava, 2.258 en Bizkaia y 1.549 en Gipuzkoa.

La escolta personal custodia a 4 mujeres alavesas, 28 vizcaínas y 18 guipuzcoanas.

Según explica el Departamento de Seguridad en un comunicado, en ciertos casos, por orden judicial, se asigna al agresor una pulsera electrónica para asegurar el cumplimiento de la orden de alejamiento, unos dispositivos que cuentan con 18 usuarios en el País Vasco (16 en Bizkaia , 2 en Gipuzkoa y ninguna en Álava).

Protocolos

Los protocolos que regulan la actuación de la Ertzaintza en violencia machista se pusieron en marcha en 2006 y constan de un sistema de evaluación de riesgos elaborado conjuntamente con la Universidad del País Vasco, una acción "considerada pionera en Europa", que fue revisada en 2013, agrega el comunicado.

En virtud de este protocolo, cada vez que se detecta un caso de maltrato, la Ertzaintza procede a su registro informático en un Expediente de Violencia Doméstica/Violencia de Género (VD/VG).

Desde ese momento, "con independencia del nivel de riesgo asociado a la víctima e incluso de la posible resolución judicial" la policía autonómica presta "protección activa" a esa persona.

Las mujeres maltratadas tienen también la posibilidad de ser acompañadas por agentes cuando van al juzgado para iniciar los primeros trámites y cuentan con canales de comunicación con los servicios sociales para ofrecer atención a hijos menores.

La primera medida de seguridad "común a todas las víctimas" es la formación en "autoprotección", que incluye dentro de una sesión personal la emisión de un vídeo así como la entrega de un folleto informativo, a la que sigue la supervisión por contacto telefónico de forma periódica.

La Ertzaintza ha establecido protocolos de colaboración con ayuntamientos y mancomunidades y mantiene una colaboración estable para el intercambio de información con otros cuerpos policiales así como con otras instituciones para la mejora de la atención a las mujeres víctimas, concluye el comunicado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate