Diario Vasco

Cae un 'descuidero' que llevaba veinte años de hurtos en aeropuertos y estaciones

vídeo

Viajeros en la estación madrileña de Atocha / EFE

  • Ha sido detenido en Madrid después de haberse apoderado de su último botín: 11.000 euros en dinero y objetos en tan solo 48 horas

Veinte años de hurtos al descuido en estaciones de tren y en aeropuertos de toda España. Es el historial de Jean Michel L.D., un histórico 'descuidero' cuya trayectoria ha cortado la Policía Nacional en Atocha después de haberse apoderado de su último botín: 11.000 euros en dinero y objetos en tan solo 48 horas.

Nacido en 1961, este francés cuenta, según han informado a Efe fuentes de la investigación, con más de 70 detenciones por parte de la Policía Nacional, aunque es probable que sume alguna más de otros cuerpos.

Porque Jean Michel ha actuado desde 1995, cuando fue arrestado por primera vez, en toda la geografía española, desde Galicia a Andalucía, pasando por Levante o Navarra. Pero sobre todo, hacía su agosto en Madrid.

Y tenía su propio método. Tras observar a las víctimas en las zonas de embarque, cafeterías o salas de espera, aprovechaba cualquier mínimo descuido de los viajeros para llevarse sus bolsos o maletas, según informa la Jefatura Superior.

Como había estudiado minuciosamente la zona para buscarse una salida rápida, Jean Michel huía apresuradamente por una puerta de emergencia.

Los agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid le dieron caza hace escasos días, tras una investigación que comenzaron a primeros de este mes por una sucesión de denuncias de robos en la estación de Atocha.

Robó a tres mujeres

Tres mujeres manifestaron que, en apenas 48 horas, les habían sustraído sus pertenencias en un breve momento de descuido. Dos de ellas, mientras realizaban el control de seguridad en la zona de embarque, y la tercera cuando se encontraba en la cafetería y le sustrajeron el bolso que tenía colgado en la silla.

En total, el botín obtenido ascendió a más de 11.000 euros entre dinero en efectivo, collares, gafas, bolsos, carteras y otros efectos personales.

Quizá animado por este botín, Jean Michel volvió a la estación, pero allí le esperaban los agentes de la Policía, que le localizaron cuando merodeaba en una cafetería al acecho de una nueva víctima.

Ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial. De momento, no volverá a actuar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate