Diario Vasco

La Diputación alavesa pide poner el foco en los «delincuentes» que abusaron de los menores

  • El diputado general confirma que se han personado como acusación particular en el proceso «para defender el interés de los menores»

El diputado general de Álava, Ramiro Gonzalez, ha defendido este martes que en la presunta trama de explotación sexual de menores de edad residentes en el centro Sansoheta tutelado por la Diputación foral, los menores son las "víctimas" y ha pedido pide "poner el foco en los delincuentes que han utilizado su posición para abusar sexualmente de ellos". "Creo que el foco hay que ponerlo en esas personas sin escrúpulos, no en las víctimas de sus delitos", ha reiterado.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de gobierno de la Diputación de Álava, Gonzalez ha sido preguntado por las ultimas informaciones que apuntan a que la presunta explotación sexual de menores tutelados por la Diputación alavesa podría afectar a menores de otros centros.

Tras recordar que se ha decretado secreto de sumario en este procedimiento judicial, Gonzalez ha explicado que desconoce este tipo de datos y ha rechazado hacer referencia a informaciones que están "bajo secreto sumarial".

En este sentido, ha recordado que la Diputación de Álava se ha personado como acusación particular en el proceso "para defender el interés de los menores" y ha defendido que "el foco debe colocarse en los delincuentes, en las personas que han utilizado su posición para abusar sexualmente de estos menores".

"Intentar dar detalles sobre la vida de menores con circunstancias personales muy complicadas, no es el camino que va a seguir esta Diputación que tiene que preservar y proteger a estos menores", ha indicado.

El diputado general de Álava ha explicado que los menores de estos centros han sido objeto de investigaciones "este año, el pasado, hace tres y siempre porque tienen vidas muy difíciles". "Si ahora nos ponemos a escarbar en situaciones del pasado podemos empezar a sacar situaciones tremendamente complicadas en los centros de Gipuzkoa o en los de Burgos", ha indicado.

Por ello, ha reiterado que la Institución foral va a defender a los menores, su privacidad y sus derechos" y ha insistido en que la investigación judicial es la que debe seguir su camino hasta determinar "si se han cometido delitos y por parte de quién".

Gonzalez ha defendido que el foco no se debe poner en los menores, que son las víctimas de estos delitos, sino en los delincuentes". "Hablamos de delitos muy serios, cometidos por personas sin escrúpulos" ha señalado antes de afirmar que va a defender a estos jóvenes "hasta donde haga falta".

Un psicólogo detenido

Preguntado por el psicólogo que ha sido detenido, el responsable foral ha explicado que le genera preocupación que personas que trabajan con menores aprovechen su condición para abusar de ellos. "No sé si es el caso o no porque no conozco los detalles de la investigación, pero me preocupa esa posibilidad", ha reconocido.

Asimismo, ha reiterado que este detenido no trabó contacto con los menores a través de la Diputación, sino por vías externas, por lo que no fue como consecuencia de desempeñar un trabajo para la Diputación de Álava. "Su trabajo para la Diputación de Álava acabó en el año 2015 y estos hechos parece ser que son posteriores", ha puntualizado.

No obstante, ha defendido que es necesario ser "tremendamente cuidadoso" como exige la normativa, a la hora de seleccionar el personal que está en contacto con menores, "y más cuando se trata de menores en situaciones conflictivas y problemáticas".

Por otro lado, preguntado sobre la decisión de la Institución foral de apartar a un trabajador de Sansoheta porque su nombre fue citado por uno de los menores en la investigación, Gonzalez ha explicado que no han tenido que tomar ninguna otra decisión de este tipo con los profesionales.

Además, ha insistido en que se ha puesto en marcha un protocolo dirigido a los menores que están en situación de riesgo para intentar que esto no se vuelva a repetir. Gonzalez ha recordado que no son menores sometidos a un castigo, en incluso existen casos en los que la Diputación de Álava no tiene la tutela.

"Llevan una vida normal. Van a centro escolar, salen con sus amigos. Son jóvenes que no han cometido ninguna infracción penal y no están castigados sino que simplemente no pueden vivir con sus familias por las circunstancias que sean", ha subrayado.

Finalmente, ha reiterado que esta situación debe preocupar a "todos, al conjunto de la sociedad" porque "los medios tecnológicos de hoy en día, permite que cualquier joven, esté en un centro de este tipo o no, puede tener acceso a este tipo de relaciones solo con un móvil". "Tenemos que poner medidas para evitar que esto ocurra", ha concluido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate