Diario Vasco

Los jóvenes utilizaron ordenadores del centro para contactar con clientes

  • La Policía científica investiga los dispositivos digitales incautados en Sansoheta

Los menores implicados en la red de prostitución descubierta en un centro de menores dependiente de la Diputación foral de Álava utilizaban los ordenadores de la residencia en la que estaban internados para gestionar sus contactos con los clientes, según han señalado fuentes de la investigación. Tal y como adelantó este periódico, catorce personas han sido conducidas a dependencias policiales en el curso de la operación abierta, de las que una ya está en la cárcel.

Los menores estaban ingresados en el centro de Sansoheta, un hogar socieducativo en el que la Diputación acoge a jóvenes conflictivos cuya tutela ha sido retirada a las familias y la asume el Instituto Foral de Bienestar Social. Al menos cinco chicos y chicas de entre 14 y 17 años que se encontraban alojados en estas dependencias formaban parte de la red de prostitución. Se anunciaban en dos páginas web de contactos y utilizaban tanto ordenadores como sus teléfonos móviles para contactar con los clientes y quedar con ellos. Los encuentros tenían lugar en dos céntricos pisos de la capital alavesa y, en algunos casos, quienes contrataban sus servicios les pedían también que consiguieran cocaína para consumirla juntos.

La persona que ha ingresado en prisión es un psicólogo clínico que había trabajado para la Diputación y que en estos momentos también asesoraba al Ayuntamiento de Vitoria. Este experto mantuvo relaciones con un menor de Sansoheta al que había conocido cuando atendía a sus padres. Es un joven que en la actualidad está fugado.

Régimen abierto

La Ertzaintza, dentro de las investigaciones abiertas para aclarar el alcance de esta red, ha retirado ya los ordenadores de todos los implicados, así como los teléfonos móviles. Según han señalado fuentes conocedoras del caso, los menores acogidos en Sansoheta habían utilizado en varias ocasiones los propios ordenadores del centro para entrar en las páginas web de anuncios sexuales y realizar los contactos con sus clientes. La diputada de Bienestar Social, Beatriz Artolazabal, aseguró el sábado que se ha apartado a un monitor que trabajaba con los chicos en el hogar socioeducativo, pero no aclaró cuál era el motivo por el que se adoptó esta medida.

Sansoheta es un centro de régimen abierto al que acuden los jóvenes cuya tutela ha sido retirada a los padres. Duermen y realizan su vida en el inmueble, del que solo salen para estudiar y para las horas de ocio, que tienen controladas. Disponen de acceso a material informático para sus estudios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate