Diario Vasco

Alarma ante el cóctel «explosivo» de alcohol que arrasa en los botellones

En internet se publicita así esta mezcla bomba: Jägermeister, un licor alemán de 51 hierbas, con una bebida energética, como el Red Bull -
En internet se publicita así esta mezcla bomba: Jägermeister, un licor alemán de 51 hierbas, con una bebida energética, como el Red Bull -
  • Los jóvenes españoles se empapan en las redes de la peligrosa moda del «Jägerbomb»

Acortar el precio de la borrachera y también el tiempo en alcanzarla. Parece una «bomba de relojería» pero es lo que persiguen los jóvenes con la mezcla que triunfa en los denominados «botellones» y que une el licor alemán, con un 35% de graduación alcohólica y producto de la mezcla de 51 hierbas, de nombre Jägermeister, y una bebida energética como el Red Bull, con el efecto que produce la taurina en la estimulación instantánea del sistema nervioso. «Jägerbomb», el cóctel que llegó a España como «el chupitazo de moda» en 2014 lleva tiempo triunfando en las redes sociales y ahora hace furor entre los adolescentes españoles. «Lo que me preocupa –sostiene Ignacio Calderón, director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, a ABC– es el cambio de modelo, porque cada año surgen cien sustancias legales fabricadas en laboratorio o cuya accesibilidad es altísima a través de internet que obligan a replantear cómo nos enfrentamos a ellas y a sus efectos». En las redes existen hasta tutoriales de cómo fabricar «Jägerbomb» casero.

Una de las zonas donde esa mezcla explosiva está arrasando es Galicia. Agentes policiales lo han detectado en áreas de ocio de ciudades como La Coruña. Jorge Suances, subdirector general de Programas de Fomento de Estilos de Vida Saludables de la Consejería de Sanidad de la Xunta, habla de que «el alarmismo de los últimos días es justificable». Añade que «aunque no es una tema nuevo, 3 de cada 4 menores de 18 años reconocen consumir alcohol y se trata de una sustancia tóxica de carácter adictivo que consumida en edades donde se está desarrollando el sistema nervioso central puede tener unas consecuencias muy graves a corto, medio y largo plazo. Como con cualquier sustancia, las mujeres son más sensibles al consumo de alcohol por su genética y también por su complexión, porque la capacidad de intoxicación del alcohol depende de la cantidad consumida y del volumen corporal en el que se disuelve esa sustancia». En Galicia el pasado año ingresaron 11 menores de 18 años por consumos de alcohol elevados. El 061 atendió a unos 400. Cuanto más jóvenes son, mayor riesgo hay».

Dice Suances: «Siempre tratamos de lanzar el mensaje de que ante una intoxicación se llame a emergencias porque los remedios caseros clásicos pueden ser contraproducentes. Lo típico de echarse agua fría para despejarse no es recomendable porque el alcohol es un vasodilatador importante, con lo que si mojas a alguien con agua fría el riesgo de hipotermia es elevado y en los hospitales se ven muchos casos». Y concreta, como el resto de especialistas, que «el problema del alcohol no es un problema de los jóvenes, sino de la permisividad social. Ahora que llegan las navidades no será infrecuente que a un chaval se le deje probar una gota de champán. Eso se traduce en un mensaje, el de que alcohol no es tan malo porque hasta los mayores me lo dejan probar. Es un mensaje de tolerancia. El tema del botellón a veces se ve como un problema de orden público y de ruido cuando lo que hay es un problema de salud. Lo que pedimos a los ayuntamientos es que nos lo alejen, pero eso no es atajarlo. Los patrones de consumo han variado en los últimos años, porque aunque las borracheras muestran un consumo descendente, el conocido como consumo abusivo (cinco o seis copas en un plazo muy breve) es una modalidad importada del centro y norte de Europa en los últimos años. El único consumo sin riesgo es el consumo cero».

En Galicia preocupa otra tendencia. «En cuanto el acceso al alcohol, hemos detectado que en algunos lugares se venden "packs" preparados los viernes para que los jóvenes los compren y puedan emborracharse con ellos. Las encuestas destacan que la accesibilidad al alcohol es prácticamente total pese a que está prohibido vender y suministrar alcohol a menores», afirma el alto cargo del Ejecutivo gallego.

A ello, Ignacio Calderón agrega un debate de fondo, de mayor contenido reflexivo: llama a replantear el modelo de ocio nocturno. En dicho marco se entronca la muerte reciente por coma etílico de una niña de 12 años en un municipio de Madrid. Dos menores de 12 y 13 años acabaron hospitalizadas el pasado fin de semana en Vigo y Pontevedra por intoxicación etílica.

La FAD destaca que «el modelo de ocio que hemos creado es beber hasta las ocho de la mañana. Cuando un joven lleva hasta las dos de la mañana bebiendo refrescos, está harto. Todos los fines de semana ocurre lo mismo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate