Diario Vasco

¿Me llevas en tu coche?

El 54% de los usuarios son hombres.
El 54% de los usuarios son hombres.
  • Más de 77.000 vascos viajan compartiendo vehículo para ahorrar gastos. Un trayecto Bilbao-Madrid que sale por 60 euros entre peajes y gasolina se queda en 24 por pasajero con este sistema. El cálculo son 6 céntimos por ocupante y kilómetro

Le salen 644 euros a recibir en lo que va de año. Y eso (algo menos) es lo que se ha ahorrado Enrique Sainz-Terrones (Basauri, 43 años) en autopista y gasolina. Por no hablar de la compañía, que se agradece. Hace unos meses se apuntó a una red social para compartir coche, concretamente a BlaBlaCar, que tiene más de 35 millones de usuarios en 22 países y funciona en España desde 2010. Solo en el País Vasco están apuntadas 77.375 personas y el trayecto más habitual que hacen es Bilbao-Madrid. En autobús o tren sale por por más de 30 euros y por más de 60 si se va en coche. Si lo paga uno todo porque con BlaBlaCar cada viajero paga 24 euros.

Enrique, informático vizcaíno que trabaja en Salamanca, viene por lo menos dos veces al mes a Bilbao. Siempre con compañía. «Cada pasajero paga 23 euros y admito un máximo de tres para que vayamos cómodos en el coche». Si llena el vehículo recibe 69 euros y a él le sale practicamente gratis porque el peaje son 21 euros y 40 la gasolina. «Al final te ahorras una pasta».

Enrique es conductor, nunca pasajero y publica en la web de BlaBlaCar cada viaje que hace con información del punto de partida y destino, día y hora. «Este viernes voy a Vitoria pero haré el recorrido en dos tramos porque voy a parar en Burgos a dormir. Una chica de 49 años ya ha contactado conmigo para ir hasta Burgos». Le pagará 14 euros, que es la recomendación de la web para ese trayecto (245 kilómetros). Él siempre hace caso de la recomendación de BlaBlaCar, que calcula 6 céntimos por kilómetros y pasajero, aunque el conductor puede incrementar sobre esta base hasta un 50% el precio que cobra a los pasajeros que lleva. «No está concebido como negocio, sino como un sistema de ahorro económico y medioambiental».

En España esta red social tiene tres millones de usuarios, que han recorrido de esta forma 1.200 millones de kilómetros y han ahorrado 90.000 toneladas de CO2 en doce meses, advierten los responsables de BlaBlaCar. La idea de compartir coche nació en la Alemania de la posguerra ante la escasez de vehículos y de recursos económicos y hoy es un modo habitual de transporte en Alemania y Francia.

Tres franceses en hamacas

Y a Francia, concretamente a Burdeos, ha viajado desde Getxo Gloria Bermejo, una riojana de 37 años que trabaja en la Margen Derecha desde hace cinco años. Una amiga le contó que solía llevar a gente en el coche cuando iba de Madrid a Burgos para ahorrar gastos y a Gloria le pareció buena idea. Ella lo usa para sus habituales trayectos entre Bilbao y Logroño. «Antes iba siempre en autobús pero tarda casi dos horas, cuesta 13 euros y no hay muchas frecuencias. Compartiendo el coche, a veces el mío y otras veces voy de pasajera, llegamos en hora y media y cada pasajero paga 8 o 9 euros». Aquella vez que fue hasta Burdeos (desde Getxo), pagó 22 euros, «la mitad de lo que me habría costado el billete en autobús», cuenta Gloria, que ya ha anunciado su próximo viaje, esta vez con su coche: «El viernes salgo de San Mamés a las diez de la mañana y llegaré a la estación de autobuses de Logroño. Son 9 euros por pasajero y voy por autopista».

A veces el coche se llena en dos horas o no se llena, aunque esto es raro: «El otro día iba a ir sola pero a última hora se apuntaron tres personas que acababan de perder el autobús a Logroño. Les cobré solo 8 euros». El conductor puede rechazar pasajeros si no les gusta su perfil pero ninguno de los cinco usuarios consultados para este reportaje ha dicho que no a nadie nunca. También hay una opción de 'Ladies only', viajar solo con mujeres, que Maitane Ruiz Castro (Bilbao, 29 años) ha utilizado en alguna ocasión. «Descubrí lo de compartir coche en un viaje de turismo por Alemania. Teníamos que ir de una punta a otra del país y tanto el avión como el autobús o el tren salía carísimo, así que optamos por compartir coche». Luego se fue a estudiar a Pamplona y allí vive su pareja, así que ella pasa media semana en la capital navarra. «Este viaje cuesta entre 8 y 10 euros con BlaBlaCar. Cuando soy yo la que lleva el coche pongo siempre 8 euros, aunque he visto que alguno lo hace por 7». Al principio dejaba montarse a cuatro pasajeros (cinco con ella) en el vehículo pero ahora van cuatro como mucho porque «si dejas cinco la gente no reserva porque vas incomodísimo».

Al margen del ahorro económico, dice Maitane que le encanta conocer gente y ya tiene medio amistad con una chica con la que habitualmente comparte trayecto a Pamplona. A propósito de estas relaciones de carretera, Enrique recuerda a unos chicos a los que llevó a Salamanca y a los que acabó despidiendo «con abrazos» y a tres turistas franceses que hasta quisieron invitarle luego a unas copas. «Eran tres chavales que viajaban con unas hamacas que colgaban en los árboles. Vinieron conmigo hasta Salamanca y me pidieron que les llevara a algún sitio arbolado donde poder colgar las hamacas, así que les busqué un merendero fantástico».

No ha coincidido nunca con él, pero este mismo trayecto Bilbao-Salamanca lo hace a menudo Emilio José Martín (56 años), que es salmantino pero su pareja es vasca. El trayecto en autobús se alarga seis horas y él llega en cuatro en coche. Pide 22 ó 23 euros a cada pasajero que monta en el coche, «aunque algunos reclaman 25 euros por este mismo trayecto». Él dice que si llena el coche o casi le sale poco menos que a pagar nada, «al margen del mantenimiento del vehículo, claro» y lo llena muchas veces, con estudiantes casi todo. Pero no es el perfil habitual del usuario. Es más mayor, 31 años, aunque cuando BlaBlaCar comenzó a operar en España la media era de tan solo 24 años. Un 54% son hombres y el 46% son mujeres. Un centenar de personas de BlaBlaCar vigila los viajes publicados en la plataforma.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate