Diario Vasco

«El relevo generacional es un problema en la UPV, el profesorado está muy envejecido»

La ordiziarra Nekane Balluerka se enfrenta el próximo día 24 en solitario a las urnas de la Universidad del País Vasco.
La ordiziarra Nekane Balluerka se enfrenta el próximo día 24 en solitario a las urnas de la Universidad del País Vasco. / LUSA
  • Nekane Balluerka, Candidata a rectora de la Universidad del País Vasco

  • El próximo día 24 esta catedrática de Ordizia puede convertirse en la primera mujer que dirige la UPV

La catedrática de Metodología de Ciencias del Comportamiento y actual vicerrectora de Estudios de Posgrado y Relaciones Internacionales de la Universidad del País Vasco, Nekane Balluerka (Ordizia, 1966), puede convertirse el próximo día 24 no solo en la primera mujer en alcanzar el cargo de rectora de la UPV/EHU, sino en la primera responsable de la institución académica que proviene del campus de Gipuzkoa. Es la única candidata que se presenta en las elecciones para sustituir a Iñaki Goirizelaia, pero esto no le garantizar un triunfo seguro. Necesita un porcentaje de votos del 33% para ser elegida. Y no es tan fácil como parece.

- ¿Usted estudió en Zorroaga?

- Sí, en Zorroaga

- Entonces pertenece a la generación de la colina de los locos. ¿Cuál fue aquella locura?

- Allí había un ambiente muy intelectual. A mí no me dieron clase profesores como Víctor Gómez Pin o Javier Echeverría, pero el ambiente que se respiraba era realmente muy académico y yo diría que muy progresista para nuestros tiempos. Tengo muy buenos recuerdos de aquellos años de Zorroaga.

- Gómez Pin ha dicho que aquello fue una explosión vital. ¿Usted lo sentía así?

- Nos sentíamos parte de una comunidad. Era un grupo muy activo de profesores que vivía la docencia como algo muy propio. Quizás hoy en día los profesores no estamos imbuidos de ese ambiente tan ilusionante como el que sintió aquel grupo cuando tuvo que poner en marcha un proyecto nuevo que era de país y al que la juventud se adhería con mucha ilusión.

- ¿Esta ilusión se podría reproducir en la UPV actual o ya ha pasado el momento?

- Todo es cíclico en la vida. Ahora mismo un problema muy importante es el relevo generacional, se están jubilando muchísimos profesores y nuestro reto es reavivar en la gente senior que se mantiene la ilusión por la investigación, por la docencia, por preocuparse por el progreso de la sociedad vasca y que los nuevos que entren se vayan contagiando de esta ilusión. Pero yo creo que sí puede reproducirse un ciclo de este tipo.

- ¿El profesorado de la UPV está envejecido?

- Está muy envejecido. Hay facultades en las que el relevo generacional todavía no es una preocupación pero hay otras en las que se concentra gente que dentro de cinco años se jubilará. Esto es una pérdida de activos muy importante.

- ¿Ocurre lo mismo con el personal de administración y servicios?

- Somos una de las universidades con peor ratio entre PAS y personal docente e investigador. Me gustaría por lo menos en determinados ámbitos, como pueden ser los técnicos de apoyo a la investigación o los técnicos informáticos, poder incrementar un poco las contrataciones porque esto es como una cadena. Si tú no tienes un técnico que te apoye, es mucho más difícil sacar un proyecto adelante.

- ¿Se ve ya como rectora?

- Me veo como candidata. A mí me hubiese gustado tener un proyecto con el que confrontar el nuestro y me preocupa no poder movilizar a la comunidad universitaria. Ya veremos qué pasa el día 24.

- En las elecciones universitarias siempre hay poca participación. ¿Por qué no vota la gente?

- No vota porque piensa que todo está hecho, que al ser una candidatura única no hay ningún problema y que saldrá con los votos que consiga, pero esto no es así porque aquí ya hemos tenido una experiencia en la que un rector, yendo solo, y yo iba en su equipo, no salió. Hay que conseguir un porcentaje de votos, que es el 33%, y eso es mucho sobre todo cuando hay que movilizarlo.

- En el caso de que resulte elegida, sería la primera rectora de la UPV. ¿Esto es un logro?

- Me gustaría que si dentro de varios años mis hijas se plantean un logro de este tipo no se les hiciera esta pregunta. Esto tendría que tomarse con absoluta normalidad. El hecho de que las mujeres alcancemos puestos de responsabilidad y superen ese techo de cristal que existe es un logro importante.

- Le voy a hacer otra pregunta que espero que no haya que plantear dentro de algunos años. ¿Si llega a ser rectora se notará alguna diferencia en el gobierno de la universidad por el hecho de ser usted mujer?

- Las mujeres y los hombres tenemos formas distintas de ver la vida. En algunas cuestiones sí se notará la diferencia, lo que pasa es que eso habría que verlo dentro de cuatro años. Sí que creo que las mujeres podemos aportar un punto de vista distinto, sobre todo en determinadas cuestiones.

- En caso de ser rectora también sería la primera vez que alguien del campus de Gipuzkoa dirija la UPV. ¿Ha tenido que vencer muchos recelos de Bizkaia?

- Eso también lo sabremos el día 24. De momento no he percibido hostilidades en Bizkaia, donde hay personas que comparten mi proyecto y otras que no. No creo que el hecho de ser guipuzcoana tenga que ser un hándicap importante para ser elegida rectora. Espero que en mi campus se me apoye y salir reforzada en él, pero eso es porque aquí se me conoce. Al haber desempeñado responsabilidades transversales como vicerrectora me he movido por todos los campus, paso más tiempo en Leioa que en Ibaeta y creo que dentro de la universidad se me conoce en los tres campus.

- En Bizkaia tienen pensado construir la facultad de Medicina y Enfermería en Bilbao. En Gipuzkoa sigue estancado el edificio Korta II. ¿Hay alguna esperanza de que se desatasque?

- Tengo que decir que no creo que las infraestructuras sean la prioridad en este mandato. En los últimos años hemos hecho inversiones muy importantes en los tres campus. En Gipuzkoa tenemos el Carlos Santamaría, el edificio Korta I y el Elbira Zipitria. Dicho esto, si hay algo que me parece prioritario en este momento, más que nada por la situación en la que está, es hacer la nueva facultad de Medicina y Enfermería en Basurto. Para eso tendremos que trabajar con el Gobierno Vasco y la Diputación, porque todavía no tenemos asegurada al 100% la financiación. Si la tuviésemos asegurada, el siguiente paso sería el Korta II, por ejemplo, pero pienso que hay otras prioridades.

- ¿Cómo cuáles?

- Tienen que ver más con la formación, la investigación y la transferencia. Con las infraestructuras haremos lo que esté en nuestras manos, teniendo en cuenta que también son muy relevantes.

- ¿Es difícil contentar a tres campus a la vez?

- Cada campus tiene sus características y es importante saber qué es lo que preocupa en cada uno de ellos. Por ejemplo, si hablamos del campo de la formación, en cada uno puede haber proyectos que encajen mejor por sus características propias. En Álava, por ejemplo, ya hemos enviado la titulación en Ingeniería de Automoción a la agencia de evaluación y acreditación, y ese es un proyecto por el que apostaremos de forma muy fuerte porque allí tenemos un tejido empresarial muy potente. En esa titulación pondremos en marcha la formación dual.

-¿Y en el resto de los campus?

- En el campus de Bizkaia el ámbito de la ingeniería biomédica puede tener mucho recorrido porque allí tenemos la ingeniería y la medicina, una combinación que nos puede dar mucha presencia en la sociedad. En Gipuzkoa la apuesta puede estar en la robótica porque tenemos una facultad de Informática muy fuerte y la Politécnica. No creo que sea difícil contentar a todos los campus si conoces sus necesidades.

- ¿Está preparada para recibir críticas desde todos los lados?

- Para eso sí estoy preparada, de lo contrario no me presentaría. Sé que esto no será un camino de rosas, no preveo una legislatura cómoda, sobre todo al principio. No espero que sea fácil, por lo que estoy preparada.

- Va a tener que gestionar una universidad con pocos recursos económicos.

- Llevamos cuatro años que han sido duros. En los últimos ocho años hemos firmado varios planes universitarios que podían satisfacer las necesidades de la universidad, pero luego por la crisis no se han llegado a desarrollar del todo. Yo tengo la esperanza de que a medida que vayamos saliendo de la crisis contemos con recursos suficientes para acometer nuestros proyectos.

- Entre sus planes para el campus de Gipuzkoa está el de lograr una mayor colaboración con el tejido económico y social. ¿Sigue siendo la universidad una especie de mundo aparte?

- Aquí hay un tópico que hay que romper. Nosotros tenemos cada año 10.000 prácticas con empresas y entidades del entorno, que es una cifra muy importante. Dicho esto, me gustaría avanzar más en este camino y además para Gipuzkoa me gustaría que la formación en alternancia también tuviese su presencia aquí. De hecho, es algo que queremos hacer realidad en la titulación de Administración y Dirección de Empresas. La formación dual o en alternancia me parece un proyecto estratégico.

- También quiere impulsar la investigación. ¿Esto se logra con más dinero?

- La investigación requiere inversión, eso es evidente. Lo que quiero aquí es sobre todo que se generen sinergias entre grupos para competir en convocatorias como Horizon 2020 o de fondos estructurales, en convocatorias internacionales muy competitivas porque son las que nos permiten atraer fondos. Actualmente ya estamos atrayendo fondos por investigación y a mí me gustaría aumentar en un 25 o un 30% ese retorno.

- Todavía no hemos hablado de los alumnos.

- Quiero hacer un plan de empleabilidad para todo el alumnado y también un catálogo de formación en competencias transversales para todas las titulaciones. Aparte de las competencias técnicas que se trabajan en cada grado, me gustaría formar a los alumnos en cómo hacer una entrevista de trabajo, en competencias lingüísticas, en el tránsito a la vida profesional o en comunicación oral y escrita. También quiero fomentar mucho la internacionalización y me gustaría que la vida de los campus fuese más activa de lo que es ahora. Además, voy a intentar avanzar mucho en la euskaldunización, sobre todo de las asignaturas obligatorias en aquellas titulaciones en las que todavía tenemos margen para la mejora.

- ¿Por qué se presenta a rectora? ¿No estaría más tranquila dando clases?

- Sí estaría mucho más tranquila dando clases y llevando mi grupo de investigación, pero me presento por responsabilidad. Yo tengo un perfil mucho más académico que gestor, me encanta dar clase, lo que pasa es que he formado parte de dos equipos de gestión, me he visto con fuerzas, creo que conozco la universidad y me parece que en estos momentos hay un proyecto que defiendo y que creo que es bueno.

-¿Se notará algo el espíritu de Zorroaga?

- Soy una persona que tengo bastante energía y me implico muchísimo en los proyectos en los que me involucro, pongo mucha alma en todo lo que hago. Yo lo voy a intentar. Sí, me gustaría revivir el espíritu de Zorroaga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate