Diario Vasco

20 iPhones para comprar una casa

La historia de Xiaoli refleja aspectos de la sociedad china como la fascinación por la tecnología.
La historia de Xiaoli refleja aspectos de la sociedad china como la fascinación por la tecnología. / AFP
  • Una joven china ha tenido 20 novios en medio año y cada uno le ha regalado el último móvil de Apple. Con la reventa ha adquirido una casa para sus padres

La historia de Xiaoli tiene todos los elementos necesarios para reventar el ciberespacio chino: una joven atractiva, aparentemente materialista y sin escrúpulos, y una estafa colectiva que coquetea con lo surrealista. Pero también es una buena radiografía de la China del siglo XXI, porque aúna las desigualdades del desarrollo económico, el desequilibrio de género que ha dejado 34 millones de hombres sin posibilidad de encontrar pareja y el ansia por poseer los últimos avances tecnológicos. Así, la increíble peripecia de esta joven residente en la ciudad costera de Shenzhen ha provocado más de trece millones de comentarios en las redes sociales del gigante asiático, en las que muchos usuarios todavía no dan crédito a lo sucedido.

Razones no les faltan para dudar de su veracidad, pero incluso la cadena BBC ha certificado que la historia es cierta: Xiaoli, cuya identidad real se desconoce, logró echarse 20 novios a la vez en menos de medio año, los convenció después para que le regalaran el último teléfono móvil de Apple en cuanto fue lanzado -el iPhone 7 debutó a principios de septiembre- y finalmente revendió todos esos terminales para adquirir una casa en la zona rural de la que es originaria. Sin remordimiento alguno, hay que añadir.

El relato de lo sucedido se dio a conocer cuando un compañero de trabajo de Xiaoli escribió un post en el foro 'online' Tianya, especialmente dedicado a los chismorreos privados. Según él, la protagonista de la hazaña logró reunir 120.000 yuanes (16.200 euros) con la venta de los móviles en la empresa de objetos de segunda mano Huishoubao. Suficiente para la entrada de la vivienda. Un responsable de esa compañía confirmó poco después que una joven «guapa» le había entregado los 20 iPhone, «de colores diferentes y algunos incluso sin abrir». Poco a poco, la bola de nieve fue engordando en internet.

Su compañero de trabajo asegura que Xiaoli procede de una familia humilde. Su madre es ama de casa y su padre, un emigrante rural que trabaja de obrero en lo que salga. Ella es la hija mayor, aunque se desconoce cuántos hermanos tiene, y estaba bajo presión porque sus padres se están haciendo mayores y, como obliga la tradición china, son los hijos quienes deben cuidar de ellos. De hecho, todo apunta a que la casa es para reubicar a sus progenitores.

Lógicamente, Xiaoli ha provocado tanta admiración como enfado. En un extremo están quienes consideran que la joven tiene mérito por haber sido capaz de engatusar a 20 hombres a la vez. «Yo ni siquiera consigo un novio. Quiero que me enseñe el secreto», comentaba con ironía una usuaria de Weibo.

Pero, en el otro extremo, muchos ven reflejado en Xiaoli uno de los grandes males de la China actual: la falta de ética en la consecución de objetivos económicos. «Es una gran sinvergüenza. Habrá que ver lo que ha tenido que hacer con esos hombres para conseguir que le regalen un iPhone. Sin duda, la política del hijo único ha dejado mucho hombre desesperado», criticaba ayer un usuario de WeChat.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate