Diario Vasco

La nueva ley de herencias de Europa unifica criterios

  • Permite «elegir a los testadores entre acogerse a la legislación de sus países de residencia o de origen para su sucesión»

El tratamiento jurídico de las herencias ha sufrido un cambio radical el último año. No solo a nivel local, también en términos internacionales. Además del Derecho Civil Vasco que entró en vigor en octubre del año pasado, en Europa también se han registrado cambios considerables. Así, desde el verano de 2015 el nuevo Reglamento Europeo sobre Sucesiones permite «elegir a los testadores entre acogerse a la legislación de sus países de residencia o a la ley vigente de sus países de origen a la hora de determinar la ley aplicable a su sucesión», explica el notario hondarribiarra Rafael Lacort Usieto.

Sin embargo, los extranjeros que fallecían en España estaban sometidos hasta ahora a las leyes aplicables en su país de origen, pero desde 2015 se establece «como ley aplicable la del estado en el que tuviera su residencia habitual en el momento de fallecer», señala.

En definitiva, lo que se busca es «simplificar las herencias transfronterizas, tratando de eliminar las hasta ahora muchas dificultades que tienen que sortear los herederos de las personas que han residido o adquirido propiedades en países diferentes a su lugar de nacimiento», comenta el notario. Pone un ejemplo sencillo para explicar en qué consiste la nueva normativa: «Una persona nacida en Hondarribia, donde ha residido toda su vida, donde también viven sus padres y amigos, y a los treinta años forma una familia. Por circunstancias relativas al precio de la vivienda compra un piso en Hendaia, donde sitúa su residencia habitual, pero sin embargo, todos los días viaja hasta Hondarribia para trabajar y donde están escolarizados sus hijos».

¿Qué pasaría con el testamento de esta persona si falleciese en estos momentos? Lacort resume que «el reglamento europeo dice que debe aplicársele la ley francesa de sucesiones como principio general al ser la de su residencia. Sin embargo, deberá prevalecer la excepción por existir un vínculo más estrecho con otro estado, y en su caso terminar aplicándosele la ley de Derecho Civil Vasco».

Lacort hace hincapié en la importancia de esta nueva reglamentación sobre todo en lugares como Gipuzkoa, donde muchos son los ciudadanos que viven a un lado y al otro del Bidasoa y lo cruzan para acudir a sus lugares de trabajo. «Naturalmente, en regiones transfronterizas como la nuestra -la eurociudad Donostia-Baiona que integra a casi 600.000 habitantes con una gran y creciente movilidad-, la variedad de situaciones personales que pueden plantearse a la hora de valorar estas circunstancias es enorme». Por ello, reconoce que «es importante que la ciudadanía sepa de primera mano este tipo de cambios porque les influye en uno de los trámites más esenciales e importantes que van a realizar a lo largo de su vida».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate