Diario Vasco

Un viajero muere en pleno vuelo a Liverpool y su avión aterriza en Loiu

Un pasajero muere en pleno vuelo a Liverpool y su avión aterriza en Loiu
  • El varón viajaba con su mujer y dos niños pequeños. Los 160 ocupantes tuvieron que pasar cinco horas en 'La Paloma' hasta que llegó otro aparato

Un avión que se dirigía a Liverpool con unas 160 personas a bordo se vio forzado a tomar tierra ayer de manera inesperada en el aeropuerto de Bilbao después de que un pasajero se sintiera indispuesto en pleno vuelo. Al parecer, el hombre acabó muriendo de un ataque al corazón mientras el aparato enfilaba la pista de Loiu, en un intento desesperado de buscar asistencia sanitaria. Ya con la aeronave posada sobre suelo vizcaíno, un equipo médico intentó reanimarle, pero fue imposible.

Los hechos sucedieron sobre las doce del mediodía. Por causas que se desconocen, uno de los ocupantes del vuelo de Ryanair que enlaza Málaga y la citada localidad británica comenzó a sentirse mal. El piloto trató de buscar ayuda y se puso en contacto con la torre de control de Loiu. Los controladores autorizaron el aterrizaje, que se produjo a las 12.40 horas, y se activó el protocolo de actuación para este tipo de casos.

Sin servicio médico

Como el aeródromo vizcaíno cerró su servicio médico en 2012, en plena época de recortes, se movilizó a los servicios de emergencia de Osakidetza, que enviaron una dotación. También trató de echar una mano el responsable de Prevención de ‘La Paloma’, que es médico. Cuando llegaron al paciente, éste se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Pese a aplicarle los cuidados que se suelen prestar en estos casos, el viajero no logró remontar la crisis.

El avión de la compañía irlandesa de bajo coste quedó situado en uno de los ‘fingers’ (pasarela de acceso). Hasta el lugar se tuvo que desplazar un equipo de la Policía judicial y un magistrado para levantar el cadáver. En principio, todo apunta a una muerte natural, aunque el cuerpo será sometido a una autopsia para conocer las causas exactas del óbito. En principio, según pudo saber este periódico de fuentes aeroportuarias, el fallecido iba acompañado de su mujer y de dos hijos pequeños. Uno de ellos tendría unos 6 años y el otro sería un bebé de 2.

Los 160 pasajeros y tripulantes fueron desembarcados por la firma ‘low cost’. Posteriormente, se envió otro aparato desde Londres para recogerles y llevarles a suelo británico. El aparato despegó finalmente de Loiu a las 17.41 horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate