Diario Vasco
El doctor Iribarren.
El doctor Iribarren. / ARIZMENDI

El VIH ya se puede tratar con solo dos fármacos

  • La investigación, en la que ha participado el Hospital Donostia, demuestra la eficacia del tratamiento dual, frente a los tres de la terapia habitual

Un estudio en el que ha participado el Hospital Universitario Donostia acaba de revolucionar el tratamiento para controlar el VIH. La investigación, presentada ayer en un congreso internacional sobre sida en Glasgow, demuestra la eficacia de la terapia dual, en lugar de utilizar tres fármacos como hasta ahora. Aunque ya se había probado esta posibilidad con otros inhibidores de la proteasa -que bloquean una enzima del virus-, la novedad reside en que esta vez se ha testado con éxito el fármaco más utilizado en el tratamiento de la infección por VIH, Darunavir, «lo que incrementa mucho las posibilidades de aplicarla», destacó ayer Gesida, el grupo de estudio del sida de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas (Seimc).

En el ensayo clínico han participado doce hospitales del Estado, entre ellos el Hospital Universitario Donostia, capitaneado en este caso por José Antonio Iribarren, responsable del servicio de enfermedades infecciosas. En el estudio de la terapia dual, los pacientes infectados por VIH tratados con tres fármacos (dos nucleósidos más Darunavir potenciado) que llevaban más de seis meses con la carga viral indetectable, precisan en la nota, pudieron simplificar su tratamiento a solo dos fármacos, «manteniendo la misma eficacia que los que siguieron con la terapia triple».

Gesida celebra el resultado, «un descubrimiento muy relevante porque el tratamiento antirretroviral no es curativo y debe ser administrado de por vida, lo que hace que factores como el número de comprimidos, su tolerabilidad, la toxicidad del tratamiento y el coste sean variables fundamentales». La terapia triple, que se extendió a mediados de los años noventa del siglo pasado, supuso un hito en el tratamiento de los infectados. Convertida en una enfermedad crónica que se mantiene a raya a base de un potente cóctel de medicación, simplificar los tratamientos se ha convertido en el objetivo de muchas investigaciones científicas en torno al sida.

Demostrar la eficacia de la terapia dual y su seguridad sobre la base del medicamento más utilizado en la actualidad da un paso más allá de lo que hasta ahora se había probado con éxito. Los expertos en VIH tienen experiencia en que metas que parecían irrealizables se han logrado en la lucha contra el sida. Se habla de un camino recorrido «excepcional» al pasar de una epidemia desconocida y mortal a poder considerarla una enfermedad crónica. Pero no se levanta el pie del acelerador del esfuerzo en la investigación. Onusida, el programa conjunto de lucha contra el sida de la ONU, se ha propuesto el paradigma de «las tres 90»: que el 90% de las personas infectadas sean diagnosticadas, porque una parte no saben que lo están; que el 90% estén en tratamiento antirretroviral; y que el 90% tengan la carga viral suprimida, es decir, que ya no transmitan el VIH.

Aquí, en Euskadi, también se coloca el listón alto. El Plan Estratégico 2015-2018 de Osakidetza para prevenir el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ITS) se marca el reto de reducir un 10% los nuevos contagios para 2018. La palabra prevención sigue siendo la receta. Porque a cada paso que avanza la investigación se corre el riesgo de perderle el miedo al virus. La mitad de los diagnósticos de 2015 fueron tardíos, lo que multiplica las posibilidad de contagio. La transmisión en hombres que tienen sexo con otros hombres sigue siendo la más frecuente (51% de los casos). El aumento de las infecciones de transmisión sexual, como la sífilis o la gonorrea, supone además un problema de salud pública.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate