Diario Vasco

La investigación apunta a que el guardia civil destinado en Pasaia mató a su mujer

Concentración en Fuentes de Oñoro contra la violencia machista.
Concentración en Fuentes de Oñoro contra la violencia machista. / EFE
  • El matrimonio apareció abrazado en la cama, ella con dos tiros y uno él, en una vivienda de Fuentes de Oñoro

No hay confirmación oficial, pero según fuentes de la investigación los indicios recopilados hasta el momento parecen cimentar la tesis de que el guardia civil destinado en el Puerto de Pasaia Ángel Rodríguez Casado mató el pasado jueves de un tiro a su esposa, Isabel Paixao, y luego se suicidó.

Los cadáveres del matrimonio fueron localizados en una vivienda de la localidad salmantina de Fuentes de Oñoro. En concreto en el lugar de los hechos, el segundo piso de la calle Manuel de Falla número seis, se registraron tres tiros: dos recibió la mujer y uno el varón. De hecho, tal y como confirmó el portavoz de la guardia civil en Salamanca, Enrique Miguel, esos disparos se efectuaron con un arma particular del cabo fallecido y no con el arma oficial como se dijo en un primer momento.

La escena que, en teoría, se encontró el familiar que acudió a la casa que compartía el matrimonio fue la de las dos personas metidas dentro de la cama, es más, algunas fuentes del entorno familiar aseguran que él la abrazaba a ella.

Pero las informaciones de esas fuentes próximas a la familia van más allá y afirman que la hija, de nombre Katia, recibió un mensaje en la que se la alertaba de lo que iba a suceder. En concreto, esas fuentes precisan: «Le decía algo así como que cuando leyera ese mensaje ya no estaría vivo y que estuviera tranquila que su madre estaba dormida y no había sufrido».

Supuestamente, la hija avisó a su tía, hermana del fallecido, y fue esta la que se acercó al domicilio en el que el hombre vivía cada vez que contaba con un permiso ya que estaba destinado en la actualidad en Puerto de Pasaia.

La Guardia Civil sí que reconoce la existencia de un mensaje pues tal y como indicó el portavoz en Salamanca, Enrique Miguel , cuando fue preguntado si se les había echado en falta respondió: «No, recibieron un mensaje y vinieron al domicilio a ver qué ocurría».

Acto de repulsa

Los vecinos de Fuentes de Oñoro, de donde era natural Ángel Rodríguez, participaron ayer en una concentración convocada por el Ayuntamiento en repulsa «ante cualquier acto de violencia de género».

En un pleno extraordinario, la corporación aprobó una proposición en la que sus representantes asumen «el compromiso personal de luchar contra todo tipo de violencia, denunciando las agresiones, apoyando a las víctimas, no permaneciendo en silencio ante la violencia».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate