Diario Vasco

El vídeo, el robo del móvil y otras pruebas

Policía Foral y Policía Municipal de Pamplona han registrado numerosas pruebas a instancias del juez a lo largo de estos tres meses. Todo parte de la denuncia, en la que las defensas subrayan contradicciones en el testimonio de la chica, que inicialmente habló de cuatro y no cinco chicos, por ejemplo. Para el magistrado, la versión de la joven es «altamente sólida, coherente y creíble en cuanto a la forma en que fue introducida en el portal y en cuanto a la falta de consentimiento». Los policías y la pareja que la atendieron en un primer momento también destacaron que la vieron «en estado de shock», y las peritos psicológicas le dieron credibilidad.

Cuando el guardia civil detenido mostró a la Policía Municipal los vídeos que tenía en su móvil sobre los hechos -según él para mostrar su inocencia-, no era consciente de que estaba entregando la principal prueba en su contra. Según el informe de la Policía Foral sobre estos vídeos, la actitud de la chica es pasiva, neutra, no abre los ojos en ningún momento, y en ocasiones son los procesados los que dirigen sus movimientos con las manos, sin que ella diga una palabra. Ellos, al contrario, se jalean entre sí y reclaman su turno. Según el juez, esta prueba contradice la versión de los acusados, que señalaron que era la chica la que llevaba la iniciativa.

Los procesados niegan que robaran el teléfono a la chica, pero lo cierto es que el teléfono desapareció del portal y la chica solo encontró su tarjeta SIM cuando se marcharon los procesados. El teléfono fue hallado posteriormente en otra parte de la ciudad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate