Diario Vasco

«El riesgo de cronificación es cada vez mayor»

Desde hace cuatro años, la situación económica de la ciudadanía guipuzcoana más desfavorecida es estable, «está estancada aunque ha habido un ligero repunte al alza casi imperceptible». Son los datos de Cáritas y la percepción de su secretario general, José Emilio Lafuente. La organización diocesana atendió el año pasado a 27.429 personas en Gipuzkoa, 2.405 menos que en 2014, pero aún se está lejos, muy lejos de las cifras previas a la recesión. En 2008 se atendió a 16.000 personas. En 2014 se llegó a 29.834 beneficiarios, cifra récord.

Pero aunque José Emilio Lafuente prefiere no ser pesimista, tampoco oculta que la sensación es que la situación se ha estancado y lo que es peor, existe un riesgo de cronificación de la situación de pobreza que es cada vez mayor. «Se llega a situaciones muy difíciles y complejas. Una pieza muy importante está relacionada con el empleo, pero ha surgido el fenómeno de los trabajadores pobres que se ha generado en un mercado laboral que paga unos sueldos que no permiten que esa persona pueda vivir de una forma holgada».

Para Lafuente, la dificultad de encontrar un empleo unida a la posibilidad de que ese trabajo no genere ingresos suficientes complica mucho la situación.

«Queremos afrontar la situación con cierta esperanza porque no queremos caer en el desánimo, pero nos gustaría que la precariedad durase el mínimo tiempo posible. Las cosas no van como quisiéramos y tenemos muy claro que hay que poner medios y recursos y contar con un mercado laboral que genere estabilidad y solvencia».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate