Diario Vasco

Errores que pueden estropear tu ropa

Errores que pueden estropear tu ropa
  • Al guardarla, al lavarla, al tenderla... si quieres que tus prendas se conserven más tiempo estas son algunas recomendaciones de lo que no debes hacer

Es cierto, cada vez la ropa es más barata que no tiene tan buena calidad como otra. Pero también es verdad que por comodidad o costumbre cometemos algunos errores que estropearán las prendas antes de lo normal.

■ Al lavarla

Errores que pueden estropear tu ropa

1.- Lavar siempre en frío. Por comodidad ni se separa la ropa ni por colores o delicadeza y se lava con agua fría para que no destiña. Esto no siempre sucede y la ropa puede perder color de igual manera. Además, el lavado en frío puede dejar malos olores.

2.- No separar la ropa. No se trata de distribuir tanto por colores sino por la necesidad de cada prenda: la ropa delicada, la que necesita lavarse a mayor temperatura, etc. Por ejemplo, la ropa de licra, sobre todo bañadores, no deben lavarse en la lavadora, solo a mano y con agua fría. Por cierto, las prendas con cremallera deben ir desabrochadas y si tienen botones, abrochados.

3.- Racanear con detergente o excederse. Lo mejor es leer las intrucciones de cada producto porque ahí es donde indica la cantidad necesaria dependiendo del tipo de ropa o de lavado. La falta de detergente hace que la suciedad vuelva a las prendas y su exceso también, tan solo que la suciedad volverá a zonas localizadas como el cuello. Además es un gasto adicional y contamina.

4.- Cuidado con la lejía. Muchas personas usan la lejía para lavar la ropa interior. Un error, porque al ser un producto muy agresivo acorta la vida de los elásticos, por ejemplo. Es mejor usar detergentes blanqueadores pero tampoco son la panacea ya que dañan los tejidos. Lo cierto es que lo mejor es un remedio casero: hervir la ropa en agua con limón.

5.- No tratar la manchas antes. Lamparón en la camisa, en el vestido... donde sea. Lo habitual es que echemos mano de una servilleta y poco más. Después se quedará en el cesto de la ropa sucia hasta que llegue la próxima colada lo que convierte a la mancha en prácticamente indestructible. Lo mejor, usar un quitamanchas inmediatamente y lavarla cuanto antes a la mayor temperatura que soporte la prenda. En todo caso, antes de meter la ropa en la lavadora conviene repasar si hay manchas difíciles y, en ese caso, usar cualquiera de los detergentes que existen en el mercado para pretratar las manchas. Una excepción: las manchas de sangre, siempre con agua fría.

6.- Lavar antes de usar. Las prisas por estrenar hace que nos saltemos este consejo que casi todo el mundo conoce. Un lavado elimina todos los productos químicos que pueden permanecer en las prendas después de su fabricación y que pueden producir irritación.

7.- Cuida la lavadora. No hace falta dejar 'descansar' a este electrodoméstico. Varias coladas seguidas es la mejor opción para aprovechar el calor de la anterior y ahorrar energía. Además hay que mantenerla limpia. Los compartimentos del detergente y el suavizante suelen ser removibles y se puede limpiar debajo los restos de los productos que se acumulan. Si lavas la lavadora ventílala para que se seque.

■ Al tenderla

Errores que pueden estropear tu ropa

1.- Colgar la ropa muy mojada. La ropa con demasiada humedad hace que las prendas se estiren demasiado y se den de si. Lo ideal, si está demasiado mojada, es tenderla estirada sobre el tendal.

2.- Tender al sol o a la sombra. Si las prendas son oscuras es mejor ponerlas a la sombra ya que el sol decolora. Por el contrario si la ropa es blanca es mejor colocarlas al sol.

3.- Sacudir la ropa. Este gesto puede ahorrarte mucho esfuerzo y tiempo a la hora de planchar.

4.- Colgar la ropa por los hombros. Esta 'técnica' deforma la ropa y deja marcas. Lo mejor es poner las pinzas (o sin pinzas mejor) por debajo de las axilas.

5.- No dejes la ropa en la lavadora. La humedad, sobre todo en verano, puede hacer que coja mal olor.

6.- Colgar varias prendas con la misma pinza. Cuando la ropa es pequeña, en el caso de la interior, por ejemplo, este truco se usa para ahorrar espacio pero puede hacer que los colores se transfieran de una prenda a otra.

7.- Recoger la ropa. No lo hagas demasiado pronto porque estará húmeda y puede generar olores, ni demasiado tarde porque costará más plancharla.

8.- Cuelga las camisas y las camisetas con perchas y no con las pinzas. No deja marcas y la ropa quedará más estirada ahorrando esfuerzo posterior.

■ Al guardarla

Errores que pueden estropear tu ropa

1.- No usar las perchas adecuadas. Las perchas más finas deben destinarse a prendas como blusas o vestidos que no necesitan un gran espacio, mientras que las más anchas están destinadas a chaquetas o abrigos.

2.- Sobrecargar el armario. El espacio entre una prenda y otra debe ser medio centímetro. Si hay que realizar algún esfuerzo o correr las perchas es que sobra ropa o falta espacio y puede hacer que las prendas se arruguen y se deterioren antes.

3.- No se cuelga todo en perchas. Los jerséis es mejor guardarlos doblados porque si no se deforman. Lo mismo pasa con otras prendas de ropa como la deportiva, que está mejor doblada, o los sujetadores que es mejor que estén en un cajón colocados para que no pierdan la forma.

4.- Cuidar la ropa que no es de temporada. Abrigos y jerséis deben guardarse adecuadamente cuando vayamos a estar meses sin usarlos. Lo mejor es meterlos en bolsas sin apretarlos demasiado ya que se pueden provocar muchas arrugas difíciles de quitar. La ropa de verano, como vestidos y blusas, están mejor colgadas en perchas protegidas por bolsas de algodón en un lugar con poca luz.

5.- La tintorería. No debe llevarse con demasiada frecuencia la ropa a estos lugares. También conviene airear la prenda después de traerla de la tintorería y no dejarla guardada dentro del plástico ya que se usa vapor para planchar las prendas.

*Fuentes: genial gurú, ahorradoras y Huffington Post

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate