Diario Vasco

El rastro de Diana Quer apunta a una casa vacía de Taragoña

  • Los investigadores barajan la opción de que la desaparición de la joven tuviese como escenario una «zona de confianza», como una casa de veraneo cercana al lugar donde se le perdió la pista

La desaparición de Diana Quer sigue siendo una incógnita casi mes y medio después de que la turista madrileña no volviera de madrugada a su casa de A Pobra do Caramiñal. Los investigadores encargados del caso de la desaparición de la joven concentran desde hace días todos sus esfuerzos en el radio de cobertura del último repetidor que captó la señal del móvil de la joven madrileña. Se trata de una antena instalada en la localidad de Taragoña, a unos 20 kilómetros del pueblo de veraneo de la chica.

Según informa el diario ABC, esta línea de investigación apuntaría a que la madrugada de su desaparición la joven pudo estar en una casa próxima al último repetidor que localizó su señal. Una de la hipótesis que se baraja es que se trate de una segunda vivienda en la que no reside nadie normalmente, y a donde la persona con la que Diana viajó en coche acudió por considerar este lugar como una «zona de confianza».

Este supuesto explicaría que en ninguna batida realizada hasta la fecha, a pesar de que se hayan empleado medios terrestres y marinos, se haya encontrado ningún indicio de lo que pasó aquella noche.

Mientras tanto, la Guardia Civil está revisando de nuevo las grabaciones de las cámaras de seguridad vial de A Pobra y de la Autovía do Barbanza para tratar de encontrar algún elemento que pudiese haberse pasado por alto en el anterior visionado. En estos vídeos no se logran apreciar con nitidez todas las matrículas de los coches que circularon aquella noche por la zona con motivo de las fiestas patronales, pero desde hace ya más de un mes se sospecha que la desaparecida se subió a un vehículo después de las tres y media y antes de las cuatro y cuarto, porque la señal de su móvil se movió rápidamente entre dos repetidores antes de apagarse. Diana Quer volvió a casa aquella noche y se cambió el pantalón, supuestamente porque tenía frío; pero no se llevó el DNI ni dinero, lo que hace pensar a la Guardia Civil que su intención era regresar a su domicilio.

El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, ha reconocido este martes que los trabajos de investigación sobre la desaparición de Diana siguen sin «apenas variación» y ha descartado la validez de los testigos que dijeron haberla visto en Lugo. Los agentes lograron contactar con la mujer cuya similar apariencia causó desconcierto en varios puntos de la mencionada provincia. Villanueva ha asegurado que todas las líneas siguen abiertas, por lo que incluso se sigue barajando una huida voluntaria. Todo cuando se han cumplido ya 44 días de la desaparición de la joven madrileña. Un caso con numerosas incógnitas y cambios de rumbo, además de con sus padres enfrascados en una guerra sin cuartel.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate