Diario Vasco

Isabel y Federica, dos monjas que cuelgan los hábitos para casarse entre ellas

Dos monjas cuelgan los hábitos para casarse entre ellas
  • «Dios quiere a personas felices que vivan el amor a la luz del sol», opinan

Federica tiene 44 años, una licenciatura en Filosofía y una vida a las espaldas dedicada a las misiones religiosas por todo el mundo. Isabel también ha viajado por buena parte del planeta para ayudar a personas marginadas y a adictos a las drogas. Ambas han desempeñado su labor en el seno de la Iglesia desde que eran muy jóvenes, pero ahora, estas dos monjas franciscanas de una congregación italiana, acaban de colgar los hábitos para poder casarse.

«Dios quiere a personas felices que vivan el amor a la luz del sol», opina una de ellas, en declaraciones al diario 'La Stampa'. «Dejamos el monasterio, pero no dejaremos de abrazar nuestra fe», coinciden. Quieren mantenerse en el anonimato por miedo a los prejuicios y para poder comenzar su proyecto en común «en paz», que incluye encontrar un empleo cuanto antes.

Isabel y Federica se conocieron hace tres años y, poco a poco, fueron descubriendo un «sentimiento profundo». Ahora se han unido en matrimonio mediante una boda civil en Pinerolo, Italia, oficiada por el alcalde del Movimiento 5 Estrellas, Luca Salvai. No será la única celebración. Habrá otra oficiada por el padre Franco Barbero, un cura excolmulgado por celebrar matrimonios religiosos entre homosexuales católicos. «Todavía me siento un cura hasta los globos oculares», dice. «Me encanta mi iglesia y hago labores de sacerdote a tiempo completo. Escribo libros, cuido de un blog, estoy en contacto con muchos sacerdotes que piensan como yo. Y fue a través de la red que también conocí a Isabel y Federica», explica. De hecho asegura que no es la primera boda entre monjas que oficia.