Diario Vasco

Baja la criminalidad en Euskadi pero sube la violencia machista y contra los menores a través de internet

El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro.
El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro.
  • El fiscal superior del País Vasco presenta la última Memoria de la Fiscalía de la Comunidad Autónoma Vasca

Euskadi consolidó en 2015 la evolución en el descenso de la criminalidad de años anteriores, si bien aumentaron los procedimientos por violencia doméstica, especialmente de agresiones de hijos a sus padres, y de violencia de género, con tres mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas. El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, ha presentado este miércoles la última Memoria de la Fiscalía de la Comunidad Autónoma Vasca y ha resumido que, en general, la evolución del número de delitos es "continuada, constatable y objetiva".

Sin embargo, Calparsoro ha planteado la necesidad de afrontar el reto de tratar de reducir los delitos contra las mujeres, al tiempo que ha destacado la "preocupación" del Ministerio Público por el aumento de la delincuencia a través de internet, sobre todo en casos en que las víctimas son personas especialmente vulnerables, como menores de edad y personas con discapacidad.Así, se ha referido al incremento de casos de acoso sexual a menores de 16 años a través de redes sociales y a la utilización de identidades falsas para contactar con menores.

En la presentación de la Memoria de la Fiscalía de 2016, correspondiente al año 2015, Calparsoro ha recordado que en la Comunidad Autónoma Vasca ha habido 14 causas de abuso y agresión sexual a menores de 16 años y dos de acoso sexual a través de telecomunicaciones.

Durante 2015 se han abierto un total de 489 diligencias respecto a los delitos contra la libertad e indemnidad sexuales, 118 menos que el año 2014, año en que también habían descendido 65 respecto al 2013. Mientras en Álava y en Gipuzkoa han descendido, en Bizkaia han aumentado ligeramente.

En concreto, 199 diligencias han sido incoadas por agresión sexual, 12 por violación, 151 por abuso sexual, 36 por exhibicionismo y provocación sexual, 20 por acoso sexual y tres por prostitución.

Asimismo, ha habido siete causas por abuso sexual a menores de 16 años y otros siete por agresión sexual a estos menores. También constan dos procedimientos por acoso sexual a menores de 16 años a través de telecomunicaciones.

En este sentido, la Fiscalía ha expresado su "gran preocupación" por la violencia sexual contra menores que se comete a través de Internet. Juan Calparsoro ha explicado que, "si bien el modo más común hasta ahora lo constituía el tráfico de material pedófilo a través de la Red, lo cierto es que han surgido nuevas modalidades que causan una mucha preocupación como son los casos de acoso sexual a través de la Red".

Identidades falsas

El representante del Ministerio Público ha subrayado que "también preocupa la extensión de otros comportamientos delictivos relacionados con la Red, como la utilización de identidades falsas para hacerse pasar por menor de edad y contactar con personas que tienen tal condición, "a fin de atentar contra su libertad sexual a través de la Red o personalmente, consiguiendo citas con los mismos con nefastas consecuencias".

Estas personas, a través de identidades falsas, obtienen imágenes de contenido sexual para su distribución o, incluso, chantajean a la víctima.

Según ha aclarado, la reforma del Código Penal de 2015 ha dotado al sistema de justicia penal de nuevos instrumentos para la lucha contra esta delicuencia de los que cabe destacar la introducción de nuevos tipos penales, como la divulgación no autorizada de grabaciones o imágenes íntimas obtenidas con el consentimiento de la víctima, pero, luego, divulgadas sin que ésta lo sepa, cuando afecten gravemente a su intimidad (sexting).

Para prevenir, entre otros, estos delitos de acoso sexual a menores de 16 años a través de telecomunicaciones, la Fiscalía de Gipuzkoa propone tipificar como delito los supuestos de suplantación de identidad a través de medios electrónicos, es decir, las acciones que suponen la usurpación de la identidad de otra persona en la red.

Violencia de género

Sobre la violencia de género, en 2015 se incoaron 5.800 procedimientos, un 2,11% más que en el ejercicio anterior, se dictaron 1.640 sentencias condenatorias, más de la mitad de conformidad con el acusado, y se ordenaron casi 800 órdenes de protección y 689 de alejamiento de la víctima.

Calparsoro ha querido hacer "una lectura positiva" del hecho de que "cada vez se denuncian más este tipo de delitos, lo cual no quiere decir que haya más violencia de género", sino que las mujeres "se sienten cada vez más arropadas por las instituciones" y acuden a denunciar porque saben que pueden pedir ordenes de protección o alejamiento.

Ha recordado que el año pasado murieron dos mujeres en Bizkaia y una tercera en Álava asesinadas por sus parejas o ex parejas.

La Fiscalía investigó en 2015 un total de 1.893 delitos de violencia doméstica, de los cuales la víctima era uno de los progenitores en 549 casos y en otros 472 la víctima era un hijo.

Calparsoro ha alertado del aumento de familias vascas en que los padres son maltratados por sus hijos y que resulta "especialmente llamativo" cuando esos agresores son además menores de edad.

La mayoría de los delitos en Euskadi son los referidos al patrimonio y el año pasado bajaron un 9,29 %, y se registraron 75.235, frente a los 82.946 del año anterior.

Los robos con fuerza descendieron un 26,57 %, los robos en casa habitada un 18,51 %, los hurtos un 2,14 % y un 30 % los robos con violencia e intimidación.

Más estafas y extorsiones

Sin embargo, se incrementaron un 14,35 % las estafas, que fueron 7.251 frente a las 6.341 de 2014, y que son delitos económicos que conllevan un engaño a la víctima y que Calparsoro ha relacionado con la crisis.

Crecieron también los delitos por extorsión -de 33 casos a 48 en 2015-, que se ejercen usando violencia o intimidación para lograr un rescate y que pueden ser secuestros, y que la Fiscalía ha asociado a la proliferación de la actividad de grupos dedicados a ese tipo de delitos.

El fiscal ha enmarcado esos datos en un año caracterizado por la entrada en vigor de varias reformas legales, como la que conlleva la desaparición de las faltas, que han pasado a considerarse delitos leves.