Diario Vasco

Tres jóvenes fallecidos tras chocar su coche contra un árbol e incendiarse en Santander

El vehículo siniestrado, un Opel Astra, a la derecha, esta mañana a la altura de Mataleñas. ANTONIO 'SANE'
El vehículo siniestrado, un Opel Astra, a la derecha, esta mañana a la altura de Mataleñas. ANTONIO 'SANE'
  • El conductor circulaba hacia el campo de golf cuando perdió el control del vehículo por causas que aún se desconocen. La cuarta ocupante ha sido trasladada al hospital y su vida no corre peligro

Las marcas en el asfalto indican una frenada de 70 metros, el tramo que recorrió el Opel Astra antes de acabar estrellado contra un árbol en la Avenida del Faro, en Santander, y sufrir un accidente que se ha cobrado la vida de tres jóvenes, de los que aún no se ha facilitado su identidad. Eran poco más de las nueve y media de la mañana, cuando el turismo en el que viajaban dos chicos y dos chicas ha dejado un negro sábado en Santander. Por el momento se desconocen las causas por las que el turismo que circulaba por la Avenida del Faro en sentido hacia el campo de golf ha perdido el control tras la curva de la Mutua Montañesa y se ha salido de la calzada hasta acabar chocando contra un árbol.

Como consecuencia del impacto, el vehículo se ha incendiado y poco se ha podido hacer por los ocupantes que viajaban en su interior, de los cuales tres han fallecido, dos de ellos antes de que llegaran los servicios de bomberos y las ambulancias, que en estos momentos siguen en el lugar del suceso.

Según la Policía Local, en el vehículo viajaban dos chicos y dos chicas. Antes de que llegarán los servicios de auxilio han fallecido el copiloto y la joven que viajaba en el asiento trasero. La tercera víctima ha sido el conductor del vehículo, que ha fallecido en el lugar del siniestro después de haberle intentado reanimar durante más de media hora.

La cuarta ocupante, que viajaba detrás del asiento del piloto, ha sido la única que ha sobrevivido al accidente. Tras ser trasladada al Hospital Valdecilla de Santander con un fuerte golpe en el abdomen, según los primeros informes, confirmados por este periódico, su vida no corre peligro.

En la vía por la que circulaban, la velocidad está limitada a 50 kilómetros por hora. Tras un tramo recto, el trazado dibuja una curva hacia la izquierda, y ha sido ahí, tras salir de dicha curva, donde el asfalto muestra el inicio de las marcas de los neumáticos en plena frenada sobre el asfalto, a la altura de la puerta que da acceso al Parque de Mataleñas por la Casa de los Guardeses.

En estos momentos, agentes de la Policía Local y Nacional así como los bomberos, permanecen en el lugar del siniestro a la espera del forense para el levantamiento de los cuerpos y esclarecer las causas del fatídico accidente.