Diario Vasco

La carta de una madre sobre el sistema escolar que se ha vuelto viral

La carta de una madre sobre el sistema escolar  que se ha vuelto viral
  • La mujer critica el modelo educativo, además del volumen y precio del material escolar necesario en la enseñanza primaria

La carta de una madre gallega llamada Sonia Barros en Facebook sobre el sistema educativo se ha convertido en un fenómeno viral en las redes sociales. Este es su contenido para que puedas juzgar el escrito, al que acompaña una ilustrativa foto, y decidir si lo compartes al igual que otros miles de internautas:

"Mañana mi hija empieza el cole, 1º de Primaria en una escuela pública y en esta foto está un indicio bastante claro de que este sistema educativo está averiado: 16 cuadernillos, 4 kilos de papel, 230 euros, sin contar el material escolar, para una niña que aún no ha cumplido los 6 años y que, como corresponde, aún no sabe leer (me refiero a lectura comprensiva y con fluidez).

¿De verdad alguien pretende hacernos creer a nosotros, abnegados padres y a la sociedad en general, que esto es necesario en plena era digital y no tanto por la implementación de tablets y ordenadores en las aulas sino por el acceso a información y materiales didácticos? ¿Acaso alguien puede poner en entredicho la efectividad de modelos educativos, como el finlandés o el de cada vez más escuelas públicas de nuestro país, basados en el trabajo por proyecto? Bueno sí, creo que Ana Rosa lo hizo el otro día.

España es el líder de la UE en abandono escolar prematuro, supongo que también encabezaremos alguna lista de países en los que el inicio del curso deja temblando la economía familiar porque, de hecho, este año batimos nuestro récord y es la vuelta al cole más cara de nuestra historia.

Mi hija empieza una nueva etapa, en la que me consta que empiezan los deberes en casa (como si 5 horas en un aula no fuesen suficientes con estas edades), en la que se les va a exigir que aprendan a leer todos a la vez (en Finlandia no empiezan hasta los 7), en la que de nuevo su aula estará masificada con un ratio de 25 niños por profesor y en la que, casi sin transición, aparcarán los juegos, los descubrimientos, la investigación y el trabajo en equipo para convertir las clases en jornadas de prácticas memorísticas combinadas con el apasionante arte de cubrir fichas hasta rellenar estos 16 cuadernillos.

Cuadernillos que hemos tenido que pagar a precio de oro y que engrosarán las cuentas de editoriales como SM, Bruño, Edelvives, Edebé, etc. que casualmente son todas propiedad de la Iglesia Católica, o de Santillana que es del Grupo PRISA. Unos libros que además no podremos pasar a otros niños porque son de un solo uso. Una estafa en toda regla que afecta directamente a nuestros hijos y, con ellos, a nuestro futuro.

El amor por los libros, la pasión por aprender va por otro camino que confío en saber enseñarle a mi hija".