Diario Vasco

Así va a ser el tiempo este otoño en Euskadi

La hojas comienzan a caer de los árboles
La hojas comienzan a caer de los árboles / EFE
  • La delegada de AEMET en el País Vasco, Margarita Martín, ha informado sobre la previsión para este otoño y ha realizado un balance meteorológico del verano

El otoño será normal en el País Vasco tanto de temperatura como de precipitaciones, con dos partes diferenciadas: hasta el día de Todos los Santos será seco y a partir de esa fecha, 1 de noviembre, lluvioso.

Así lo ha predicho hoy la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en el País Vasco, Margarita Martín, quien ha informado hoy en una conferencia de prensa sobre la previsión para este otoño y ha realizado un balance meteorológico del verano.

Martín ha avisado que el verano se ha terminado. "Cuando Foronda da mínimas en agosto, en quince días el verano se va, y dio una mínima de 7 grados el 22 de agosto. Un par de semanas después, el día 11 de septiembre vino la galerna de fin de verano. Ha dicho agur", ha resumido.

En lo que queda de septiembre, los días serán como los de esta semana, variables, un día lluvia, otro sol, nubes, sin grandes fenómenos.

Ni más frío ni más calor

Según las previsiones, se espera en la Península un otoño cálido, pero en el País Vasco la tendencia es más a la normalidad, ni más frío ni más calor, con una temperatura media de unos 16 grados en octubre y 15 en noviembre.

El pronóstico para esta estación es también muy similar a lo que ocurre casi todos los años en el País Vasco, donde son muy frecuentes los vientos del sur en octubre, de manera que se espera un octubre seco, para cambiar a principios de noviembre, cuando entran vientos del norte y se prevé que sea un mes lluvioso.

También dentro de lo habitual, ya que cuando más llueve habitualmente en la cornisa cantábrica es de noviembre a enero.

Verano cálido y nuboso

Martín ha hecho un repaso del verano que ya se ha ido, que en conjunto ha sido algo más cálido, pero dentro de lo habitual, con dos partes diferenciadas.

Julio, ha recordado, "fue nuboso. La gente se quejaba de que no había verano, aunque en realidad, como el cielo estaba cubierto, las temperaturas mínimas por las noches eran cálidas, pero eso a nadie le importa, como a esas horas estamos durmiendo...", ha ironizado.

A pesar de las nubes, el 18 de julio fue el día mas caluroso del verano, cuando se marcaron 40,4 grados en Bilbao. No es el récord -está situado en 42,5 grados-, y Martin también ha detallado que ha habido durante el estío hasta cinco golpes de calor, pero no olas como tales que hayan durado varios días.

Agosto muy seco

Agosto ha sido cálido, con las máximas dos grados por encima de la media histórica. Un mes que, sobre todo en Bilbao y Vitoria, ha sido muy seco. En la capital vizcaína, ha sido el cuarto agosto más seco desde que se tienen datos, desde 1947, con sólo ocho litros caídos.

Un aviso, según Martin, quien ha recordado que los agostos muy secos de los años 1955 y 1957 precedieron a inviernos con grandes heladas y una enorme sequía, respectivamente. "En el año 58, por la sequía, el PIB de España bajó un 5 por ciento, aunque entonces era un país agrícola", ha señalado.

Así que un agosto tan seco como el de este año pudiera ser un aviso de que "algo viene, aunque no sepamos qué. Cada sesenta años hay una crisis climática, luego no sería rara", ha concluido.

Temas