Diario Vasco

La española fallecida en Bali disfrutaba de su luna de miel

vídeo

Uno de los heridos tras la explosión de la embarcación. / Efe

  • Vanesa López, de 29 años, y José Miguel Peña, de 31, se casaron el pasado 3 de agosto en Madrid. La joven fue la que se llevó todo el impacto de la deflagración e hizo de escudo de su marido, que sufrió un traumatismo cerebral y varias heridas

Vanesa López, de 29 años, y José Miguel Peña, de 31, se casaron el pasado 3 de agosto en el Ayuntamiento de Collado Villalba, localidad en la que residían. Hace unos días habían iniciado su luna de miel. Un viaje de novios a Indonesia, en busca de playas y lugares paradisiacos, que finalizó ayer con el peor de los desenlaces posibles. Vanessa perdió la vida y José Miguel sufrió un traumatismo cerebral y varias lesiones después de que el barco en el que viajaban sufriera una explosión y un incendio.

Iban a bordo de una embarcación turística que les iba a llevar desde Bali hasta Lombok cuando en medio del mar, hubo una explosión a bordo. Según fuentes policiales citadas por la radio indonesia Elshinta, la embarcación, llamada «Gili Cat 2» zarpó del puerto de Padangbai, una pequeña localidad costera del este de Bali, sobre las 9.25 hora local (3.25 hora española). A los diez minutos de viaje, se produjo una explosión y luego un incendio en el ferry. «La explosión provino del depósito de carburantes, según las declaraciones de los supervivientes y lo que pudimos observar. Encima tenía una batería, quizá se produjo un cortocircuito que incendió el tanque», dijo el jefe de la Policía local.

En el momento de la explosión Vanesa y José Miguel estaban juntos. La joven madrileña fue la que se llevó todo el impacto de la deflagración e hizo de escudo de su marido. Sus heridas eran tan graves que Vanesa falleció anoche en el hospital Sanglah en Denpasar. José Miguel sufrió un traumatismo cerebral del que ya ha sido operado en el hospital de Kasih Ibu. Según ha relatado una de las enfermeras, el joven aún no se habría despertado de la operación y los médicos están pendientes de la evolución de uno de sus pulmones, pero su vida no corre peligro.

Fuentes de la familia de José Miguel indicaron que la madre y un cuñado han tomado un vuelo de España a Indonesia. «El vuelo tarda mucho, casi un día, debido a los transbordos. Hasta que no llegue allí mi madre, no tendremos noticias de primera mano», declaró Enrique, el hermano, desde España. Los familiares de Vanesa ya han viajado a Bali donde hoy iniciarán los trámites para repatriar el cadáver de la joven. Por su parte, el Ayuntamiento de Alpedrete, donde vivió durante muchos años junto a su familia, ha decretado tres días de luto ante la tragedia.

Otros españoles heridos

Los otros españoles heridos son Sara Isabel G. V., de 32 años, y Roberto Domingo S. P., de 31, que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos del Bali Royal Hospital, en Denpasar. También se trata de una pareja de recién casados, en este caso de Campo de Gibraltar (Cádiz). Su vida no corre peligro. «Roberto y Sara fueron operados anoche y en este momento se encuentran en la UCI. Sara está en buena condición y consciente, más estable que Roberto», explicó Marlita Ikayati, encargada de comunicación del centro. «Las primeras palabras de Sara fueron que no recordaba nada y nos pidió que le explicásemos qué hacía en el hospital», agregó Ikayati.

El barco en el que viajaban transportaba a 35 turistas entre las islas de Bali y Lombok, dos de los destinos turísticos más populares de Indonesia. Según los medios locales, el transbordador partió ayer por la mañana desde el puerto de Padangbai, en Bali, hacia la isla de Gili Trawangan, cerca de Lombok. A los 10 minutos de viaje se produjo una explosión y luego un incendio.

En la lancha rápida viajaban cuatro tripulantes indonesios, así como seis turistas franceses, cinco ingleses, cuatro españoles, cuatro portugueses, cuatro italianos y cuatro austriacos, además de sendas parejas de Alemania, Irlanda, Suiza y Holanda. En Indonesia hay más de 17.000 islas y cada año fallecen numerosas personas en naufragios causados por temporales, infraestructuras precarias y el incumplimiento de las medidas de seguridad, como la sobrecarga de pasajeros y mercancías.