Diario Vasco

«Nos dieron como cuando los perros rodean al jabalí»

Un ertzaina, durante la intervención en el campus.
Un ertzaina, durante la intervención en el campus. / I. AIZPURU
  • La Fiscalía mantiene la petición de dos a tres años para seis universitarios acusados de pegar a ertzainas en Vitoria, mientras la defensa reclama su absolución

No fue un juicio normal. 45 minutos antes de su arranque, alrededor de un centenar de jóvenes, pertrechados con dos pancartas, se colocaron frente a la entrada principal del Palacio de Justicia de Vitoria. Muy cerca, hasta cuatro furgonetas de la brigada móvil en previsión de incidentes. Incluso el servicio de seguridad del edificio tuvo que impedir el acceso a varios de los congregados al llenarse el aforo de la sala del Juzgado de lo Penal 2. Todos ellos querían demostrar su apoyo a seis universitarios acusados de golpear y de zarandear a dos ertzainas hace ahora dos años y medio.

Los hechos ocurrieron el 19 de marzo de 2014, tras una concentración de apoyo a presos de ETA junto al aulario de Las Nieves, perteneciente al campus de Álava de la UPV. Como es norma no escrita en este tipo de vistas, hubo dos relatos antagónicos ante su señoría. Por un lado, el de los acusados y su entorno. Así, el principal encausado reconoció que los vigilantes de seguridad le pillaron mientras hacía una pintada y que, al huir a la carrera, un desconocido que «no se identificó» le placó. Aseguró que no se resistió y que nadie pegó a ningún policía. Los otros cinco procesados –todos chavales en aquella época inscritos en la Universidad Pública Vasca (UPV)– corroboraron su versión. Lo mismo que un profesor universitario y otros participantes en la concentración.

Llegó el turno de dos vigilantes de seguridad. Ambos coincidieron en que corrieron hacia el principal acusado y que alertaron a una patrulla de paisano para que le capturara. «Le gritaron ‘Alto, policía’ y uno le placó», coincidieron. También hablaron de que una turba de «20-25 personas» les atacó al llevar al chico esposado hasta el coche policial.

Montonera

El ertzaina que hizo la primera detención habló en esos términos. Dijo que aunque se identificó y llevaba su placa al cuello, el joven se resistió. Y cuando le llevaron al vehículo camuflado «se nos acercó un grupo, nos lanzaron patadas y nos dieron como cuando los perros rodean al jabalí». Estuvo «25 días de baja» por los golpes recibidos. En la montonera que se formó agarró a una chica, también procesada, a la que señaló sin duda alguna como «autora» de varias patadas hacia él. Su compañero de patrulla corroboró en líneas generales ese relato.

Tocó entonces mostrar una grabación. Pese a que existen dos cámaras mejor situadas, la UPV facilitó un vídeo desde un lateral de las Nieves. Se proyectó a velocidad alta, por lo que no se apreció nada. Un posterior análisis se barrunta como básico para el fallo. De momento, la Fiscalía reclamó penas de dos a tres años procesados y la defensa, su absolución.