Diario Vasco

«El problema está en la atención primaria»

El sistema de servicios sociales se asemeja al esquema de la Sanidad. Por un lado están las residencias para los cuidados de mayor intensidad (como los hospitales) y por otro, la atención primaria, la domiciliaria, que es la parte que flaquea, advierte Zalakain.

Da la sensación de que por muchas medidas que se tomen solo se ponen tiritas a un enfermo que requiere de mayores cuidados.

La Diputación hace su parte, fundamentalmente tener plazas de residencia suficientes y de calidad. En esto hay una posición clara, no solo de este equipo, también de los anteriores. El problema es que hacen falta otras políticas que no solo están en sus manos.

¿Cuáles?

Peor situación y solución tiene la atención primaria, que es competencia municipal, principalmente para atender a la gente que está en sus casas. La falta de plazas en residencias es un problema urgente, pero los servicios sociales se asemejan a la red de salud de hospitales y centros de salud. Necesitas hospitales, pero si no tienes bien la base, se convierte en un gigante con pies de barro. La ley de servicios sociales iba por ahí, pero económica y técnicamente falla. Otra de las carencias es la atención sociosanitaria, al igual que adaptar las viviendas y las ciudades a la gente mayor.

¿Los ayuntamientos no están preparados?

Se ha cerrado en falso el debate sobre la atención primaria. No está funcionando porque no se les ha dado capacidad económica suficiente ni herramientas técnicas. Y luego hay que tener en cuenta que en Euskadi son 250 municipios, algunos de ellos pequeñísimos y hacen lo que pueden.

¿Y la atención sociosanitaria?

En las residencias la falta de un modelo sociosanitario es una queja generalizada. Uno de los motivos del descontento es que desde Salud no se trata a todas las residencias por igual. Unas tienen médico propio; otras, médico de Osakidetza. También tienen la sensación de que Osakidetza no paga lo que le correspondería por los cuidados de salud, en residencias con gente cada vez más enferma. La propia Ley de Servicios Sociales decía que había que aclarar ese punto y ahí se ha quedado.