Diario Vasco

La ley ampara a los centros que no dejan entrar a chicas con velo

Una niña musulmana con velo entra en un instituto de Madrid al ser rechazada en otro.
Una niña musulmana con velo entra en un instituto de Madrid al ser rechazada en otro. / ÁNGEL DÍAZ
  • El Gobierno Vasco recomienda ahora a los colegios adoptar un «planteamiento inclusivo», aunque admite que tienen autonomía

Ocurre a menudo. El discurso políticamente correcto va por un camino y el ámbito puramente legalista o jurídico, por otro. Las normativas avanzan despacio, arrastradas por la evolución de la sociedad y sus códigos internos e intangibles. Así lo ha puesto de manifiesto la reciente polémica de la negativa de un colegio de Vitoria a dejar entrar en clase a una chica musulmana que llevaba velo, medida que también adoptaron en su día otros centros del Estado.

El tantas veces proclamado respeto hacia la diversidad y la convivencia en un mundo cada vez más global tira del pesado entramado legal que avala la postura del centro. Lo confirma el Gobierno Vasco. Su departamento de Educación ha enviado recientemente a los colegios una circular indagando en ese primer estadio moral o cívico, es decir, invitándoles a incluir en sus reglamentos el planteamiento inclusivo y de atención a la diversidad. Una recomendación para tolerar la entrada a clase de esas chicas con velo.

Pero al ceñirse a lo estrictamente legal, el mismo departamento, dirigido por la consejera Cristina Uriarte, reconoce que la postura del centro no incurre en ningún incumplimiento. En respuesta parlamentaria a una pregunta de la socialista Isabel Celaá, firmada el 27 de julio, Uriarte alude a una jurisprudencia que acredita la negativa del centro para dejar claro que podía hacer lo que hizo.

Concretamente trae a colación la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 32 de Madrid (Sentencia num. 35/2012 de 25 enero), que se manifiesta sobre una alumna que acude a clase llevando el velo islámico. Dicta que «no cabe hablar de vulneración del principio de dignidad de la persona, por el mero hecho de prohibirle acudir a clase con la cabeza cubierta por ningún tipo de prenda, sino que se trata de una norma de convivencia en cuanto a la indumentaria a utilizar por todos los alumnos con objeto de evitar distracciones a sus compañeros, y para regular la convivencia en el centro docente mediante la delimitación de una conducta que todo alumno conoce».

La respuesta del Gobierno Vasco también rescata la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha venido reconociendo de manera pacífica y reiterada que «la prohibición del velo islámico en el ámbito educativo no implica una vulneración del derecho de libertad religiosa de los alumnos».

Al margen de estas referencias, Uriarte recuerda que la Ley de la Escuela Pública Vasca aboga por la autonomía pedagógica, de organización y de gestión de los centros. Y añade que el Decreto 201/2008, de 2 de diciembre, sobre derechos y deberes de los alumnos establece que «los alumnos y alumnas deberán cumplir las decisiones de los órganos de gobierno del centro docente dentro de su respectivo ámbito de competencia, incluyendo las referidas al aseo personal y a la utilización o exhibición de pertenencias personales, prendas de vestir, útiles, o aparatos electrónicos».

Autonomía de los centros

Con todo, la consejera concluye en su escrito que los centros públicos tienen «la capacidad para dirimir este tipo de situaciones, con sus propios criterios y normas». Ahora bien, dicho esto -que el centro está legitimado para obrar como le parezca-, finaliza subrayando que «este Departamento considera adecuado poder analizar este tema en mayor profundidad, desde una perspectiva de diversidad e interculturalidad creciente, con el fin de contribuir al desarrollo de un clima adecuado en los centros escolares, basado en la convivencia armónica y la inclusión cultural».

Es desde ese análisis desde donde ha salido la circular de la recomendación de no impedir la escolarización de alumnas con velo, según fuentes de Educación «una invitación o sugerencia que no entra en contradicción con la autonomía de los centros».