Diario Vasco

La UPV y otras 8 universidades pactan una prueba de acceso similar a la selectividad

  • Los rectores quieren tranquilizar al alumnado ante la incertidumbre sobre la aplicación de las reválidas de la Lomce

El Grupo G-9, la asociación que agrupa a las universidades públicas que funcionan exclusivamente en sus respectivas comunidades autónomas, han pactado un sistema común de admisión para el próximo curso 2017-18 que mantendrá la estructura de calificaciones de la extinta selectividad. Los rectores quieren, de este modo, mandar un mensaje de «tranquilidad» a los alumnos ante la incertidumbre que rodea a la aplicación de las revalidas previstas en la Lomce.

En teoría, la de Bachillerato debería sustituir a la selectividad pero algunas comunidades, entre ellas la vasca, ya han advertido que no harán esta prueba. Con la medida adoptada por el G-9, integrado por las universidades del País Vasco, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, La Rioja, Oviedo, Navarra y Zaragoza, se garantiza la «igualdad de oportunidades» para todos los alumnos que quieran acceder a la universidad independientemente de la oferta actual de los centros educativos.

La decisión de establecer un sistema común se tomó en la Comisión Sectorial de Estudiantes reunida esta semana en la Universidad de La Rioja. El acuerdo adoptado por estos centros, en los que cursan sus estudios 200.000 universitarios, persigue asegurar la movilidad de estudiantes en todo el territorio. Será elevado a la CRUE para tratar de extender su aplicación al resto de universidades, de modo que se siga garantizando el distrito único universitario.

Continuidad

En líneas generales, el proceso de admisión mostrará continuidad respecto al sistema anterior. Concretamente habrá una sola prueba para la admisión a las universidades, que será organizada en cada comunidad autónoma y permitirá mantener la estructura de calificaciones de la PAU.

Así, en la nota de acceso -hasta un máximo de 10 puntos- la media de las calificaciones obtenidas en los dos cursos de Bachillerato supondrá un 60% mientras que el 40% restante provendrá de la calificación obtenida en la prueba que se organice al efecto en cada comunidad.

Para obtener los cuatro puntos adicionales de nota específica se mantienen esencialmente las mismas ponderaciones que en cursos anteriores, aunque incorporando las nuevas asignaturas de 2º de Bachillerato. En cualquier caso, el acuerdo asegura que todos los alumnos tendrán la posibilidad de obtener la calificación máxima de 14 puntos con las puntuaciones de materias troncales generales y troncales de opción.