Diario Vasco

Aumentan las condenas por maltrato a animales domésticos

Perros abandonados rodeados de basura.
Perros abandonados rodeados de basura. / Efe
  • La memoria de la Fiscalía de Medio Ambiente recoge 68 casos en 2015, frente a los 62 del año anterior, y reclama medidas que eviten el atropello de linces ibéricos

Aunque no se puede estimar cuántos delitos contra las mascotas se producen en España, 2015 vivió un repunte tanto de casos investigados por la Fiscalía de Medio Ambiente como de sentencias condenatorias. Mientras que en 2014 el Ministerio Público analizó 75 casos en todo el país, y ese mismo año se condenó a 62 personas por estos motivos, el año pasado las cifras se dispararon a 163 indagaciones y 68 sanciones.

En la memoria anual de la Fiscalía de Medio Ambiente se recogen 927 condenas por delitos ambientales de todo tipo. Las más destacadas por número son las de infracciones relacionadas con el urbanismo y la ordenación del territorio, que acumularon 455 sanciones en todo el país. Los daños a la flora y la fauna supusieron 220 condenas, por provocar incendios se dictaron 131 fallos condenatorios, por perjudicar el patrimonio histórico 16 más, y por delitos contra el medio ambiente, 37.

El documento, presentado el pasado 6 de septiembre, también reclama que se tomen medidas que impidan el atropello de linces ibéricos. Los vehículos privados, recuerda la Fiscalía de Medio Ambiente, representan la primera causa de muerte para este animal en peligro de extinción. Según los ecologistas, el aumento de estos fallecimientos se debe al mal estado de conservación de estas vías y sus alrededores, mientras que las administraciones lo achacan al aumento de su población y de su área de influencia.

También incide en algunas de las actividades principales en las que la Fiscalía investigó de oficio, como en el caso de la ampliación del vertedero Milá II, en Menorca, que está situado dentro de un área natural de especial interés y junto a un Parque Natural. También intervinieron en una denuncia de la asociación Ecologistas en Acción contra el Centro de Investigaciones Tecnológicas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) por la contaminación que provocan las dos bombas atómicas que cayeron al mar junto a Palomares (Almería).

La Fiscalía de Medio Ambiente también persiguió durante 2015 el uso de cebos envenenados, habitualmente colocados por personas del sector ganadero o cinegético, con el objetivo de matar a varios depredadores salvajes, aunque especialmente al lobo. Por último, dedican un apartado al fenómeno de la anulación del filtro de partículas entre los propietarios de vehículos diesel, y los talleres implicados en esta práctica.