Diario Vasco

Unicef cifra en casi 50 millones los niños desplazados

Una refugiada, junto a su hija.
Una refugiada, junto a su hija. / Efe
  • En su informe 'Desarraigados: Una crisis creciente para los niños refugiados y migrantes', afirma que 28 millones de ellos han sido trasladados por conflictos y violencia

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha cifrado este miércoles en casi 50 millones el número de niños que han tenido que cruzar fronteras o que se han visto desplazados a la fuerza, de los cuales 28 millones lo han sido por conflictos y violencia. En su informe 'Desarraigados: Una crisis creciente para los niños refugiados y migrantes', el organismo presenta datos sobre un "panorama desolador" sobre la vida y la situación de millones de niños y sus familias afectados por conflictos y otras crisis.

Así, resalta que en su huida tienen que hacer frente además a numerosos peligros, como el riesgo de ahogarse en las travesías por mar, de sufrir desnutrición y deshidratación, o de ser víctimas de la trata, de secuestros, violaciones e incluso de asesinatos. "Las impactantes imágenes de niños, como la del pequeño Aylan Kurdi, que apareció en una playa después de ahogarse en el mar, o de la cara atónita y sangrante de Omran Daqnish, sentado en una ambulancia después de que su casa resultara destruida, han conmocionado al mundo", ha dicho el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

"Pero cada imagen, cada niña o niño, representa a muchos millones más que están en peligro y esto exige que nuestra conmoción por esos casos concretos se traduzca en acciones en favor de todos los niños", ha agregado. En este sentido, el organismo ha destacado que los niños representan un "porcentaje desproporcionado y creciente" del número total de personas que buscan refugio. Concretamente, y pese a representar un tercio de la población mundial, constituyen cerca de la mitad del total de refugiados.

UNICEF ha indicado que, de los 28 millones de niños desplazados por la violencia y el conflicto, diez millones son refugiados, un millón son solicitantes de asilo sin estatus determinado, y 17 millones se han visto desplazados en el interior de sus propios países. En 2015, cerca del 45% de los niños refugiados bajo protección de ACNUR procedían de Siria y Afganistán. Además, más de 100.000 menores no acompañados solicitaron asilo en 78 países, el triple que en 2014.

El organismo ha manifestado además que, según el informe, Turquía alberga el mayor número de refugiados recientes y, posiblemente, el mayor número de niños refugiados en el mundo. Mientras, Líbano acoge al mayor número de refugiados en relación a su población.

"No nos vamos a rendir hasta que cada niño tenga una oportunidad justa. Huyen de la violencia y se ven forzados a abandonar sus hogares pero, lleguen a Líbano o a cualquier otro lugar del mundo, ante todo, son niños", ha dicho el jugador de baloncesto Pau Gasol, embajador de UNICEF Comité Español. "Es un privilegio ser testigo de la labor de UNICEF para garantizar su protección en cada etapa del camino", ha añadido Gasol, que comparecerá el miércoles 8 de septiembre en rueda de prensa para presentar el informe y compartir su experiencia tras visitar a niños y familias refugiadas en Líbano.

El informe recalca además que los lugares con rutas seguras y legales permite oportunidades para los niños migrantes y para las comunidades a las que se unen, citando un análisis que apunta que las contribuciones de los migrantes fueron superiores a la ayuda que recibieron.

Acceso limitado a servicios básicos

Unicef ha destacado que uno de los puntos fundamentales es que los niños migrantes ven limitado su acceso a servicios como la educación, siendo este uno de los factores principales por los cuales niños y familias se ven obligados a migrar.

Así, ha señalado que "un niño refugiado tiene cinco veces más probabilidades de no asistir a la escuela que un niño no refugiado", lamentando que "cuando pueden acudir a la escuela, los niños migrantes y refugiados suelen ser víctimas de discriminación, entre otras razones por un trato injusto y por acoso". Asimismo, los obstáculos legales impiden que estos niños reciban servicios en igualdad de condiciones que los niños nativos de un país, alertando de que, en el peor de los casos, la xenofobia puede derivar en ataques. En Alemania hubo 850 ataques contra albergues en 2015.

"¿Qué precio tendremos todos que pagar si no conseguimos proporcionar a estos jóvenes oportunidades para recibir una educación y disfrutar de una infancia más normal?", se ha preguntado Lake. "¿Cómo podrán contribuir de manera positiva a sus sociedades? Si no pueden, no sólo se pondrá en peligro su futuro, sino que también sus sociedades saldrán perdiendo", ha manifestado.

Propuestas de acción

Por ello, UNICEF ha apuntado que se deben llevar a cabo seis acciones para proteger y ayudar a los niños desplazados, entre las que figuran proteger especialmente a los no acompañados de la explotación y la violencia. Las otras acciones son acabar con la detención de niños migrantes, o los que esperan obtener la condición de refugiados, mediante la adopción de medidas alternativas; mantener unidas a las familias como la forma más adecuada para proteger a los niños y garantizarles un estatus legal.

UNICEF aboga además por garantizar el acceso a la educación a todos los niños refugiados y migrantes y darles acceso a servicios de salud y a otros servicios de calidad; insistir en la necesidad de abordar las causas subyacentes a los movimientos a gran escala de refugiados y migrantes; y promover medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y la marginación, así como la correcta integración social. El informe apunta además a las barreras, incluso legales, a las que los niños hacen frente para disfrutar de sus derechos, destacando que en España hay 599.000 niños y niñas migrantes, incluyendo refugiados y solicitantes de asilo.

Pobreza

Según datos de Eurostat 2015, los niños cuyos padres son migrantes, tienen un 50 por ciento más de probabilidades de vivir en situación de pobreza que el 23,8 por ciento de niños cuyos padres nacieron en España. Por ello, UNICEF Comité Español ha reclamado que se eliminen las barreras al disfrute de sus derechos de los niños migrantes y refugiados y paliar la situación de vulnerabilidad en la que viven.

"Nuestro país debe acelerar el cumplimiento de sus compromisos en materia de reubicación y reasentamiento de refugiados y debe abrir vías legales y seguras para que los niños migrantes y refugiados puedan llegar a nuestro país sin arriesgar su vida o su integridad física y moral", ha dicho. Por último, ha reclamado una flexibilización de las condiciones en los procesos de reunificación familiar, argumentando que es una de las vías legales y seguras más importantes para proteger a la infancia.