Diario Vasco

Mata a una pareja bajo los efectos de una droga caníbal

  • El asesino, un joven de Florida, consumió 'flakka', una sustancia que genera alucinaciones y conductas extremadamente agresivas, y que ya ha llegado a Euskadi

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Un joven en Florida arrancó a mordiscos trozos de la cara de un hombre al que acababa de matar junto a su pareja, aparentemente bajo los efectos de una droga conocida como 'flakka'. Esa sustancia ha llegado ya a Euskadi y la Ertzaintza ha alertado de su peligrosidad.

En la entrada del garaje de una casa en Tequesta, en el condado de Martin, la Policía encontró la noche del lunes a Austin Harrouff, de 19 años, despedazando con sus dientes el rostro de un hombre tras haberlo matado a él y a su pareja a cuchilladas y haber herido a un vecino. Las víctimas tenían 59 y 53 años.

El alguacil de Martin, William Snyder, dijo que el "desconcertante e inexplicable" ataque había sido azaroso y que el joven probablemente deambulaba por la zona bajo el efecto de drogas sintéticas conocidas como 'sales de baño' o 'flakka'.

Un vecino acuchillado

Las víctimas, John Stevens y Michelle Mishcon, fallecieron en el lugar. Un vecino que intentó rescatarlos fue acuchillado por el atacante, pero aún así logró llamar a la emergencia y ahora se recupera en un hospital.

Austin Harrouff, quien también se recupera en un hospital por heridas menores, es estudiante de la Florida State University (FSU) y pertenece a la fraternidad Alfpha Delta Phi, detalló Snyder. No tenía antecedentes de violencia.

Fueron necesarios varios agentes, perros y disparos de taser para detenerlo. "El sospechoso era anormalmente fuerte", dijo el alguacil.

La policía recibió la llamada de emergencia del vecino el lunes por la noche y encontró una terrorífica escena al llegar. "Había numerosas armas improvisadas en el garaje, muchos objetos punzantes. Parece que el hombre intentó defenderse". "Pero hay tantas heridas y tantos traumatismos graves que al forense probablemente le tomará un tiempo darnos una descripción exacta" de lo sucedido, manifestó Snyder.

Por el momento los exámenes de sangre han dado negativo a cocaína y heroína. Pero las autoridades sospechan del 'flakka' o las 'sales de baño', ambos estimulantes psicoactivos basados en la catinona, una sustancia presente en un arbusto de Medio Oriente llamado 'khat', según informa el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Estas sustancias de diseño producen un estado de delirio eufórico y alucinaciones.

"En nuestro trabajo sabemos que la gente bajo el influjo de 'flakka' tiene este tipo de comportamientos", recalcó Snyder. "Atacan a la víctima, muerden e incluso remueven trozos de carne en los mordiscos".

Harrouff hacía "ruidos como de animal", narró el alguacil. "Rugía, gruñía", concluyó.