Muñecas sexuales hiperrealistas

Una de las trabajadoras de Dreamdoll pinta la cara de una de las muñecas. /
Una de las trabajadoras de Dreamdoll pinta la cara de una de las muñecas.

Las muñecas hinchables pasan a la historia con la nueva generación de juguetes sexuales hiperrealistas que llegan desde Francia

AGENCIAS

El sexo en solitario no volverá a ser lo mismo cuando se popularicen las nuevas muñecas no hinchables. En una fábrica de Estrasburgo (Francia) están trabajando ya a destajo para llevar sus muñecas para usos sexuales a todo el mundo, gracias al hiperrealismo de estos juguetes.

Elaboradas con silicona y una estructura de aluminio, estas muñecas sexuales pesan unos 40 kilos y su aspecto se acerca mucho más a la realidad que sus predecesoras rellenas de aire. La empresa, llamada Dreamdoll, ofrece modelos accesibles a partir de los 6.100 euros pero que pueden ser mucho más caros, ya que el cliente puede personalizarla tanto como quiera y elegir así la altura, color de ojos, piel, peinado, etc.

Esta compañía francesa asegura que la silicona que utilizan es "parecida a la que se utiliza en cirugía plástica, su composición ofrece una muy buena combinación entre flexibilidad, solidez y duración". En cuanto a la flexibilidad de su esqueleto y de sus articulaciones aseguran que "cada articulación ha sido estudiada para optimizar la amplitud del movimiento en función de la flexibilidad de la silicona".

De momento la empresa cuenta con tres empleados, prácticamente artesanos, que se dedican a maquillar y perfeccionar los cuerpos hasta alcanzar un gran realismo. Entre todos producen unas cien muñecas al año que se destinan principalmente al mercado europeo.

Entre las posibilidades de personalización están las de elegir entre seis tipos de cuerpo, tres tonos de piel, tres tamaños de aureolas de los senos, ocho tipos de pezones, la forma de las uñas y, por supuesto, el aspecto del pubis (forma y color de pelo). La variedad se extiende a 26 caras diferentes combinables con 20 pelucas.

El hiperrealismo de estas muñecas sexuales, aseguran, pasa también "por la posibilidad de instalar la muñeca en múltiples posiciones, conservando un aspecto siempre natural; prorpocionamos verdaderas obras de arte a las que hay que tratar con la delicadeza apropiada". Sobre el trato a las mismas, Dreamdoll señala que permiten una gran variedad de posturas, "pero no se tiene que forzar las articulaciones ya que se arriesga a que se rompa el envuelto en silicona". En cuanto al peso, unos 40 kilos, afirman que es "voluntariamente elevado para ofrecer una postura próxima a la realidad".

Accesorios que acompañan a las muñecas

Transporte Funda de transporte de algodón
Vestimenta conjunto de ropa (tipo lencería)
Kit de belleza cepillo para el pelo, perfume,..
Kit de reparación para pequeñas fisuras en la silicona
Peluca a elegir, posteriormente se pueden usar otras
Libro explicativo de uso, posturas y consejos de limpieza

La empresa además ofrece en su página web la posibilidad de alquilar muñecas por un día completo o por medio día a profesionales del sector del sexo y por 550 euros. Como curiosidad, este alquiler incluye la presencia de un miembro del equipo fabricante para facilitar la vestimenta y la manipulación de l juguete.

Dreamdoll insiste en sus recomendaciones en que el envío se hace con "total discrección" en una caja con un embalaje especial y corona su oferta con kits de lujo que incluyen manos articuladas, puesta de uñas en los pies, puesta de un lunar, lencería y pelucas suplementarias, caras suplementarias e incluso la incorporación de tatuajes o body painting.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos