Diario Vasco

El sector industrial vasco no podrá cubrir en dos años sus necesidades de personal si se supera la crisis

  • El viceconsejero de FP del Gobierno vasco señala que en 2020 los puestos de trabajo para personas sin cualificación serán menos del 8%

El País Vasco necesita incrementar el número de estudiantes de Formación Profesional, ya que, cuando se supere la crisis económica y se normalice la actividad de las empresas, en un plazo de dos años, sectores como el industrial no podrán cubrir sus necesidades de personal.

Según ha señalado el viceconsejero de Formación Profesional del Gobierno vasco, Jorge Arévalo , los nichos de trabajo principales serán los centrados en robótica, fabricación mecánica, mecatrónica, informática, energía o rehabilitación de edificios, entre otros.

En un desayuno informativo celebrado en Bilbao, Arévalo ha dado a conocer las principales características y novedades del IV Plan Vasco de Formación Profesional que pretende responder a los "cambios vividos" y ofrecer una respuesta "a los nuevos retos".

Para ello, el Plan, que ya está en aplicación y que en el curso 2015/16 se aplicará "íntegramente", apuesta por mejorar la "cualificación" de los estudiantes, lo que permitirá mejorar por extensión la competitividad de las empresas" y empleabilidad.

Tras subrayar que Euskadi va a competir "por valor", ya que es imposible hacerlo "por coste", el Plan apuesta por preparar personas incrementando su nivel de formación general, ofreciendo un equilibrio entre las componentes cultural, científica y tecnológica.

Marco vasco de cualificación

Entre otras cuestiones, establecerá un marco vasco de cualificación de cara a "especializar personas para lo que las empresas necesitan" e incidirá en la innovación. En este contexto, ha remarcado que el 95 por ciento de las empresas de Euskadi son pymes que "también necesitan innovar".

Arevalo , que ha subrayado la necesidad de retener el "talento", ha incidido en que el desarrollo de la economía vasca ha generado "la paradoja" de que, "si las cosas transcurren hacia una mejora y la industria comienza a tener actividad, habrá sectores, como el industrial, en el que harán falta personas".

"Va a haber empleo, la actividad va a ser importante, la Formación Profesional va a tener salida profesional, pero necesitamos personas que lo cursen", ha indicado, para añadir que, en un plazo de dos años, habrá necesidades "de forma prioritaria".

Según ha señalado, en la actualidad se necesitaría incrementar en un 20 por ciento el alumnado de Formación Profesional perteneciente a la rama industrial para cubrir las necesidades de futuro. Por ello, se trabajará en la orientación para alumnos y padres de alumnos de cara a informales sobre los nichos de empleo a corto plazo.

A su juicio, el tipo de profesional que se necesitará "será diferente", con mayor cualificación y capacidades, así como con una formación general "fuerte, un componente cultural y científico importante, y con una especialización que se adecúe a las necesidades que ya tenemos".

"En 2020 los puestos de trabajo en Euskadi para personas sin cualificación serán menos del 8 por ciento. Va a haber trabajo, pero éste requerirá una cualificación específica", ha añadido.

Por ello, Arévalo ha animado a los jóvenes a estudiar FP y ha incidido en que, si no se tiene claro qué estudios universitarios acometer o si estos carecen de "salidas", es aconsejable encarar primero una Formación Profesional y, con posterioridad, "estudiar en la universidad".

FP DUAL

En lo que respecta a la Formación Profesional Dual, que combina estudio y trabajo, ha destacado que, en la actualidad, 400 alumnos la cursan, pero el planteamiento es llegar a 1.000 el próximo ejercicio y que, de cara a 2018, la cifra ascienda a "un 30 por ciento del alumnado".

En este sentido, la apuesta pasa por preparar a las personas, no para trabajar bien en una empresa, sino en "diversos puestos de una empresa o en empresas de un sector productivo".

De este modo, las horas que los estudiantes lleven a cabo en los centros y las empresas crecerán hasta las 4.790, obteniendo a su finalización un certificado de especialización otorgado, bien por el Ministerio de Educación bien por el Gobierno vasco.

"Una necesidad que ha surgido es la de especialización que requiere un esfuerzo en horas; una persona que, además de lograr un título reglado tenga un certificado de especialización donde acredite las horas de más en que se ha preparado representa un plus para la empleabilidad importante", ha finalizado.