Diario Vasco

Hierro de Bizkaia para Urdax

Escenificación de la compra del hierro por parte del abad del monasterio de Urdazubi.
Escenificación de la compra del hierro por parte del abad del monasterio de Urdazubi. / A.D.C.
  • El Día del Hierro recrea la compra del mineral por parte del abad. Vecinos de Muskiz asistieron a la cita para seguir trabajando en un hermanamiento entre las dos localidades

Pasadas las doce del mediodía, dos enormes bueyes llegaban al son del txistu a la Plaza del Monasterio de San Salvador, en Urdazubi. Tiraban de un enorme carro en el que portaban varios quintales de hierro. Como ocurrió durante siglos, en el Día del Hierro se escenificó la última etapa del viaje del mineral salido desde las minas de Somorrostro en Bizkaia. Un año más, cientos de personas no se quisieron perder la cita.

Nada más llegar, el abad, representado un año más por Javier Larralde Ibarrola, junto a los monjes del monasterio salieron para recibir a los benaqueros de Plentzia. Tras el saludo de cortesía y preguntar por el viaje, llamaron a los ferreros. José Javier Zubillaga y Martín Villares, martillo en mano, comprobaron la calidad del material traído desde tierras vizcaínas antes de realizar el intercambio anual de hierro por oro.

Muy atentos observan los monjes. Tras el clásico tira y afloja sobre la calidad y el peso, se llegaba a un acuerdo, como ocurrió durante siglos. En esta ocasión el precio fue de once monedas de oro. Conformes ambas partes, uno de los monjes acercó un cofre lleno de reales de oro -monedas de chocolate--, y contándolos uno a uno, cerraron el trato con un apretó de manos.

La escena es representada cada año, y ya van siete, por un grupo de vecinos de Urdazubi, a quienes acompañan integrantes de la asociación Itsas Begi y también, un grupo llegado desde Pobeña.

Historia

Con esta fiesta, la localidad fronteriza rememora su histórica vinculación con el hierro, cuya industria tradicional se desarrolló desde el siglo XII hasta el XIX. Anualmente, en agosto, desde el siglo XVI hasta XVIII, llegaban hasta 10.000 quintales de este mineral procedente de Bizkaia para surtir las dos ferrerías del municipio.

El suministro de mineral de hierro desde Bizkaia a Urdax por el puerto de San Juan de Luz se documenta desde la Edad Media. En las épocas más difíciles para el comercio marítimo, los monjes obtenían la autorización especial del rey de España, de Navarra y del señor de Bizkaia y recibían anualmente, según estaba estipulado, 10.000 quintales antiguos, que equivaldrían a unos 460.000 kilos.

El mineral sacado de Somorrostro se convertía en una preciada mercancía que partía en barco desde el puerto vizcaíno de Portugalete. Tras navegar de cabo a cabo, sin perder de vista la costa, en lo que se denomina el cabotaje del hierro, llegaba hasta San Juan de Luz. Desde ese punto, el mineral se trasladaba a gabarras para remontar el río hasta Askain y desde esa localidad se realizaba la última parte del recorrido hasta Urdazubi en un carro tirado por bueyes.

Cada dos años aproximadamente se revive toda la historia, con navegación incluida. Se ocupa de ella la Asociación de Conservación del Patrimonio Marítimo Vasco Itsas Begia, que el próximo año probablemente volverá a realizar la ruta de cabotaje del hierro completa, con paradas en Portugalete, Ondarroa, Orio, San Juan de Luz, Askain y Urdazubi.

Mercado y música

Para completar la jornada, se organizó una charla en la iglesia del monasterio impartida por Marie Denise Marckert Elso, titulada 'La frontera y el monasterio de Urdax: testimonios de antaño'.

Durante toda la mañana se desarrolló un mercado de artesanía en la plaza, en la que destacaron los artesanos del hierro. Se pudieron ver desde dos hornos, uno con un gran fuelle, hasta el trabajo de forja en directo que realizaban los hermanos Brun. También destacaron los artesanos de la madera y de la piedra, así como de ungüentos y productos agroalimentarios como miel, queso o los tradicionales talos.

La oferta se completó con los castillos hinchables, barcos y juegos para los más pequeños. Además, tras la escenificación no faltó una comida popular a base de zikiro, un asado en el frontón de la localidad.

Antes y después de la escenificación, el grupo de mutildantzaris de Baztan interpretó las tradicionales mutildantzas.

Hermanamiento

En la cita de ayer no faltó una representación de vecinos del barrio de Pobeña (Muskiz) que suelen celebrar en el mes de julio la recreación de 'Pobeña 1890' con la que pretenden recuperar el orgullo minero del oeste vizcaíno. «En los últimos años se está trabajando para realizar un acuerdo de hermanamiento entre ambas localidades», como ayer explicaba el alcalde de Urdazubi, Santiago Villares.

Precisamente la recuperación del cabotaje del hierro y la posterior recreación de este viaje minero a Urdax, celebrada en 2008, fue el origen del movimiento vecinal en Pobeña, auspiciado por el centro Trueba Gunea y apoyado por el Ayuntamiento en pos de recuperar la memoria del hierro en este enclave costero. Desde 2009, recrean 'Pobeña 1890', en la que los vecinos crean diversos escenarios de la vida cotidiana, desde el lavadero a la escuela o la notaría pasando por la carga de mineral en el puerto del socorro. Ahora queda materializar el acuerdo de estos dos hermanos de hierro, Pobeña y Urdazubi-Urdax.