Más de 2.000 hectáreas arden en el incendio forestal de Albacete

Trabajos de extinción en Yeste. / Koke Serra (Afp)

Siete pedanías y aldeas han sido desalojadas y se ha ordenado el confinamiento de los vecinos en el pueblo de Molinicos

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Más de 2.000 hectáreas de monte –la mitad de ellas del Parque Natural del Calar del Río Mundo- han ardido hasta el momento en el incendio forestal que desde el pasado jueves afecta a la Sierra del Segura en Yeste (Albacete). El fuego sigue sin estar controlado y según ha reconocido este domingo el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, “arderán más hectáreas porque el problema es cómo atacarlo y hacer que se extinga”.

La dificultad para hacer frente a este incendio se debe a varios factores: el fuerte viento, la escasa humedad, las altas temperaturas y la complicada orografía del terreno, que impide la movilidad de los medios de extinción terrestres.

A las más de 300 personas que luchan contra las llamas este domingo se han sumado 238 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias para tratar de controlar lo antes posible un incendio que, según todos los indicios, ha sido intencionado. En este sentido, Francisco Martínez Arroyo ha señalado que “de confirmarse esta hipótesis, el Gobierno de Castilla-La Mancha se personará en la causa para que todo el peso de la ley caiga sobre el responsable por el delito medioambiental que ha cometido y porque ha puesto en riesgo la seguridad de las personas”.

Pueblo confinado

Como las labores de extinción se han complicado, en la tarde de este domingo se ha acordado la evacuación de siete pedanías y aldeas y se ha ordenado el confinamiento de los cerca de mil vecinos de Molinicos (Albacete) debido al humo. A los vecinos se les ha recomendado no salir a la calle, cerrar puertas y ventanas, no accionar el aire acondicionado y tapar depósitos de agua o cisternas ubicados en el exterior.

La tragedia medioambiental que ha vuelto a vivir Yeste –en agosto de 1994 otro incendio arrasó 12.000 hectáreas y se cobró una víctima mortal- también ha generado muestras de solidaridad en la comarca. Las más de 200 personas que han tenido que desalojar sus viviendas se encuentran alojadas en la residencia de estudiantes de Yeste y en albergues de la zona a la espera de poder volver a sus hogares y están recibiendo ayuda material –comida, ropa, productos de higiene- de Cruz Roja y de voluntarios llegados de los pueblos cercanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos