Vías Públicas instalará luces led en las farolas de varias calles

El alumbrado de la calle Miracruz, entre otras, será renovado. / D. S.
El alumbrado de la calle Miracruz, entre otras, será renovado. / D. S.

El concejal socialista Miguel Ángel Díez señala que la renovación del alumbrado permitirá un ahorro energético y económico importante

DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento renovará en los próximos meses el alumbrado público exterior de ocho calles y dos plazas de varios barrios de San Sebastián. El objetivo que se busca es conseguir una reducción del consumo de energía eléctrica que hacen las farolas de la ciudad sustituyendo las luminarias actuales de vapor de sodio por nuevas de tecnología led. De esta forma, además, se cumple con la normativa europea de eficiencia energética.

Los puntos de luz que se van a cambiar son los localizados en la calle Grupo Arriberri -Altza-, la avenida de Navarra, y las calles Miracruz y San Blas -Gros-, la calle Valentín Olano -Centro- la calle Azkuene -Bidebieta-, el paseo Tokieder -Loiola- y la zona Txaparrene Atarizar -Intxaurrondo-. También se actuará en el alumbrado de la plaza del Buen Pastor y la plaza Bilbao. La empresa adjudicataria del contrato menor de estas obras ha sido Loyola Norte S.A.

La inversión del consistorio para acometer esta renovación es de unos 200.000 euros, incluido en los presupuestos de este 2017. Ahora bien, el Ente Vasco de la Energía (EVE) aportará un 25% de esta cuantía como parte de su programa de 'Ayudas a Inversiones en Eficiencia Energética en el Sector de la Administración Pública Local' para este año. Según las bases para poder beneficiarse de las ayudas, los proyectos llevados a cabo deben alcanzar una calificación energética de clase A y, además, deben estar enmarcados dentro del Plan Energético Municipal, con su correspondiente justificación medioambiental. Requisitos que se cumplen, tal y como garantiza el concejal de Vías Públicas, el socialista Miguel Ángel Díez, quien asegura que esta renovación del alumbrado público exterior de estas zonas de la ciudad «permitirá un importante ahorro energético y de dinero al Ayuntamiento».

Reducir la contaminación

La normativa europea a la que se tienen que someter las administraciones públicas locales establece las condiciones técnicas de diseño, ejecución y mantenimiento que deben reunir las instalaciones de alumbrado exterior. Todo ello con dos objetivos fundamentales. Por una parte, mejorar la eficiencia y ahorro energético, así como la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Y por otra, limitar el resplandor luminoso nocturno o contaminación luminosa y reducir la denominada luz intrusa o molesta.

La renovación del alumbrado en estas calles y plazas no es la primera que se lleva a cabo. Y tampoco será la última. En el barrio de Altza está prevista la instalación de un alumbrado inteligente con el cual se controlará el encendido, apagado y regulación de las luminarias de forma automática, en función de la presencia de personas, el calendario estacional u otros parámetros ambientales.

Fotos

Vídeos