Luz verde para las escaleras mecánicas y los ascensores de acceso al nuevo Illunbe

Fotomontaje de cómo quedará el nuevo acceso a Illunbe con escaleras mecánicas y ascensores.
Fotomontaje de cómo quedará el nuevo acceso a Illunbe con escaleras mecánicas y ascensores.

Cada elevador podrá transportar hasta trece personas y se ampliará también la pasarela que discurre sobre la GI-20

DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

Las obras que permitirán levantar el futuro nuevo Illunbe van, poco a poco, superando los diferentes trámites administrativos. La Junta de Gobierno Local prevé aprobar hoy el proyecto de ejecución de los trabajos que permitirán mejorar los actuales accesos al complejo. Las escaleras existentes hoy en día, ubicadas en la parte trasera del miniestadio, harán un hueco a dos ascensores y unas escaleras mecánicas. Es sólo un primer paso antes de poder acometer la gran obra que se encargará de dar un completo lavado de cara a los 34.000 metros cuadrados que abarca el complejo y que pasará a llamarse 'El Mirador de Illunbe'.

Las obras las llevará a cabo la UTE formada por Larrain SL -perteneciente al Grupo Moyua- y Loiola Gestión Inmobiliaria -del Grupo Altuna y Uria-, adjudicataria del concurso para llevar a cabo el proyecto. Además de la reforma del complejo y las mejoras en los accesos, la UTE también tendrá que construir los dos nuevos accesos este y oeste (con un presupuesto por contrata de 2,9 millones de euros) y una variante que salve la ciudad sanitaria (1,2 millones de euros).

Pero por ahora, la aprobación municipal permitirá acometer la parte de los accesos. Se contempla, por una parte, la construcción de dos elevadores de estructura metálica, hormigón armado y vidrio, cada uno de los cuales tendrá una capacidad de carga de 13 personas. Por otra, está prevista la instalación de unas escaleras mecánicas que, en dos tramos y con una plataforma entre uno y otro, salvarán los más de 16 metros de desnivel existentes. Las escaleras fijas actuales seguirán existiendo como una tercera vía de acceso, si bien serán modificadas para cumplir la normativa de accesibilidad. El coste de ejecución de las obras de mejora de los accesos es de 945.818 euros (IVA incluido).

El proyecto, además, también contempla la ampliación de la pasarela que discurre sobre la GI-20. En estos momentos la estructura presenta una pendiente constante de 7,54% a lo largo de sus 74 metros. La modificación prevista incluye mantener la pendiente pero generar rellanos de dos metros de fondo, con suelo antideslizante y una barandilla de doble pasamanos anti vandálica de altura suficiente para evitar la caída de objetos al vial inferior y que contará con iluminación led integrada. Para acometer las obras en la pasarela la UTE deberá solicitar autorización a la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Cines y restaurantes

La mejora en los accesos es sólo la punta del iceberg de un proyecto de mayor envergadura. Entre las intenciones de los promotores del nuevo complejo está la de recuperar un espacio para albergar diez salas de cine, aunque se desconoce qué empresa se haría cargo de su explotación.

La pasarela conservará la pendiente de 7,54% pero incluirá rellanos con suelo antideslizante y barandilla

El nuevo complejo contará con diez salas de cine, servicios de restauración y de juegos recreativos

Los futuros cines se ubicarán, junto a otros servicios, en el último piso de una galería comercial de cuatro plantas y 29.000 metros cuadrados. Se construirá en el mismo emplazamiento en el que se ubicaban los bares, y la fachada será completamente acristalada con amplias vistas que permitirán llegar a ver el mar. En el mismo nivel de los cines se instalará además una zona de restauración con una oferta que incluirá locales de comida rápida, establecimientos «slow food» y la primera zona gourmet de Donostia, donde una serie de pequeños locales con un mostrador permitirán degustar diferentes especialidades gastronómicas.

Además, en la misma planta se reservarán otros 3.000 metros cuadrados al primer local de ocio extremo de San Sebastián, que se está convirtiendo en una de las principales demandas en superficies comerciales de gran tamaño. Este local de la adrenalina estará dirigido a un público de entre 16 y 50 años, ya que albergará una zona de olas artificiales, simuladores virtuales de vuelo y ski, camas elásticas, tirolina o un «Ninja project», que consta de un recorrido con obstáculos de cierta dificultad que se deberán superar.

Las tres plantas inferiores de la galería comercial estarán reservadas única y exclusivamente a moda. Aunque por el momento no haya confirmación de ninguna marca concreta, la adjudicataria apostará por las grandes operadoras, firmas nacionales e internacionales de cierto nivel. Algunas ya presentes en la ciudad y otras que ven el 'Mirador de Illunbe' como una oportunidad para instalarse en San Sebastián, que lo convertirán en un centro comercial de «primer nivel».

Una segunda parcela adquirida por la UTE es la situada en la parte trasera de la plaza de toros -recinto que no está incluido en la venta-. Sobre ese terreno se alzará un hotel y una superficie comercial de productos alimenticios, con 3.000 metros cuadrados para cada uno de los establecimientos.

Fotos

Vídeos