Vendida la antigua sede de la cámara de la propiedad por 10,3 millones

La fachada curva del edificio conforma, junto a las otras dos edificaciones del mismo estilo, la actual plaza de Bilbao. / A.M.
La fachada curva del edificio conforma, junto a las otras dos edificaciones del mismo estilo, la actual plaza de Bilbao. / A.M.

La subasta del edificio de la plaza Bilbao de Donostia aporta al Gobierno Vasco un 48% más que el precio de salida

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

La antigua sede de la Cámara de la Propiedad Urbana, sin uso desde hace seis años, ha sido vendida la semana pasada por el Gobierno Vasco por 10,3 millones de euros mediante el procedimiento de subasta. La empresa que se ha quedado con el jugoso inmueble es una sociedad instrumental con sede en Madrid, que se constituyó hace un mes con el objetivo de adquirir y explotar bienes inmuebles y que previsiblemente destinará el edificio a viviendas.

La construcción es uno de los tres edificios cuyas fachadas curvas dan forma a la plaza de Bilbao, diseñada entre 1901 y 1905 por Pedro Arístegui y Carlos Ibero como remate al eje que conforman la Estación del Norte y el puente María Cristina. Pese a que la distribución interior es diferente en las tres casas, las fachadas tienen un tratamiento unitario y el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc) las protege -otorgando un grado B- y unifica sus condiciones ante la posibilidad de que sea reconocido el derecho a realizar levantes.

La propiedad del inmueble fue un traspaso del Estado a la Comunidad Autónoma Vasca en materia de Cámaras de la Propiedad Urbana, y, tras su liquidación en 2006, las dependencias llevaban en desuso desde el año 2011. El edificio tiene siete plantas (planta baja, cinco pisos y un ático) y ocupa una superficie de 324 m2 por piso (salvo la bajo cubierta que tiene algo menos extensión). Un estudio realizado en su día por la Cámara de la Propiedad estimó su valor económico en unos 18 millones de euros.

El Departamento de Hacienda del Gobierno Vasco decidió enajenar este inmueble ante los gastos que le ocasionaba sin ningún aprovechamiento ni perspectivas de uso futuro. Al tener un valor superior a los 3 millones de euros tuvo que realizar una solicitud de autorización al Parlamento Vasco y con este visto bueno organizó su venta mediante el procedimiento de subasta pública con un precio base de 7.006.955 euros.

Siete empresas presentaron proposiciones económicas, tras haber depositado una garantía de de 350.347 euros (5% del importe tipo de licitación) y el jueves de la semana pasada se abrieron las ofertas y se concretó la venta.

Según ha podido saber DV, la firma que se ha quedado con el edificio es una sociedad instrumental, con sede en Madrid y constituida el 21 de noviembre de este año, con el nombre de Boyton Invest S.L.. Su objeto social es «la constitución, participación por si misma o de forma indirecta en la gestión y control de otras empresas y sociedades; y la adquisición, enajenación, tenencia y explotación de bienes inmuebles». El precio pagado, 10.375.000 euros, es un 48,06% superior al de la salida.

La normativa municipal le otorga al inmueble el segundo nivel más alto en cuanto a protección urbanística (el 'B'), lo que implica que el conjunto de la fachada es intocable -como elementos permanentes se citan en la ficha del Peppuc los «elementos de sillería, miradores y formato de las carpinterías de las plantas altas»-; los eventuales levantes que se autorizasen deberán constituir «una unidad de intervención con las edificaciones emplazadas en las calles Getaria 23 y plaza de Bilbao 1»; y se protege igualmente el conjunto del portal «con todos sus elementos originales, incluidas las vidrieras». El plan especial de protección no obliga al propietario a ninguna «restitución obligada» respecto del edificio original, por lo que se librará de tener que colocar la marquesina metálica estilo parisino que tuvo el edificio (proyectada en 1906 por Manuel Ugarte y Manuel Domínguez Barros) en su planta baja, donde estuvo ubicado el famoso Café Guipúzcoa.

La casa -incluida en la Guía de Arquitectura de San Sebastián, del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro- tiene estructura de madera y muros acabados con sillares de arenisca. Su arquitectura es de «tradición neoclásica pero adaptada a las influencias eclécticas» de principios del siglo XX, según la ficha del Peppuc. Además de la composición unitaria de las fachadas de las tres casas que conforman la plaza, «destaca en los tres edificios el balcón corrido de la quinta planta que hace de cornisa y marca una referencia común».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos