El túnel del bidegorri de Morlans se reabrirá en enero tras la estabilización del talud

El cierre del túnel por el que discurre el bidegorri de Morlans obliga desde junio a las bicicletas a dar un rodeo por La Concha./Mikel Fraile
El cierre del túnel por el que discurre el bidegorri de Morlans obliga desde junio a las bicicletas a dar un rodeo por La Concha. / Mikel Fraile

Un nuevo muro de 28 metros protegerá a los ciclistas de las obras del ascensor y permitirá circular dos meses antes de lo previsto

JORGE F. MENDIOLA

El túnel del bidegorri de Morlans reabrirá sus puertas el próximo enero, una vez finalicen los trabajos para estabilizar el talud y garantizar la seguridad de la vía. La actuación del Ayuntamiento permitirá reducir de nueve a siete meses el tiempo de cierre provocado por las obras del nuevo ascensor inclinado que une el barrio con Aiete.

Para hacer realidad una demanda de los miles de usuarios que desde el pasado mes de junio se han visto obligados a dar un largo rodeo por La Concha, el departamento de Urbanismo anunció ayer la ejecución, a partir del lunes, de un muro anclado de anclado de 28 metros de longitud con una barrera dinámica en su cabecera para estabilizar el talud hacia el viaducto de Morlans y así evitar la caída del material de la ladera al bidegorri. Los postes de la barrera dinámica estarán apoyados en una viga reforzada con abrazaderas metálicas, que a su vez descansará sobre la cabecera del muro.

«Una vez ejecutado el muro con la barrera dinámica se podrá abrir el túnel al tráfico de ciclistas con garantías de seguridad», explicó el concejal Enrique Ramos, quien detalló que la construcción del muro se realizará de arriba abajo y se trabajará en tres fases. En la primera fase se preparará una plataforma desde donde se podrá acceder a realizar las dos primeras filas de anclajes. Una vez ejecutados los anclajes y al mismo tiempo que se hormigona el muro, se ejecutará la viga de zunchado. Sobre esta viga se instalará un cierre de protección para evitar caídas a distinto nivel para posteriores fases. En la segunda fase se preparará la plataforma de trabajo para poder ejecutar la tercera fila de anclajes y lo mismo ocurrirá con la tercera fase y la cuarta fila de anclajes. Cuando el muro esté terminado se procederá a colocar la barrera dinámica. El presupuesto del proyecto asciende a casi 170.000 euros y la duración prevista es de unos dos meses.

Los trabajos arrancan#el lunes, durarán ocho semanas y tienen un#coste de 170.000 euros

El delegado socialista recordó que las obras del ascensor inclinado entre Morlans y Aiete motivaron el cierre temporal del bidegorri por «razones de seguridad» dado el peligro que podía suponer para los ciclistas ante la posibilidad de que se produjeran «desprendimientos de material» durante los trabajos. La vigencia de la clausura se estableció en nueve meses, es decir, hasta marzo de 2018, el tiempo que dura la construcción del elevador.

Desde el gobierno municipal han trabajado en la búsqueda de soluciones alternativas que posibilitasen acortar estos cálculos. Ramos justificó el empeño en «la gran afección» que el corte provoca a los usuarios del bidegorri y las «peticiones de apertura de los ciclistas».

La construcción del ascensor avanza entretanto al ritmo previsto. Un doble elevador conectará Morlans con Aiete gracias a una inversión de 1,9 millones de euros. El entorno de la parada de abajo se transformará en una zona de estancia con árboles, bancos de madera y mesas de pícnic.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos